Continúan las desapariciones forzadas insiste Obispo Vera

Utilizó los minutos de su sermón para manifestar que continúan las extorsiones del crimen organizado a comerciantes que ante ello deben cerrar sus negocios. 
Obispo José Raúl Vera López
Obispo José Raúl Vera López (Raúl Coronado)

Saltillo, Coahuila

En su mensaje que pronunció ayer miércoles en la Basílica de Guadalupe de la ciudad de México, Fray José  Raúl Vera López, expresó que en la cuidad continúan las desapariciones forzadas sin suficiente investigación ni solución alguna.

También resaltó el aumento de la migración de infantes que viajan solos y sin ninguna protección.

Manifestó que continúan las extorsiones del crimen organizado a comerciantes que ante ello deben cerrar sus negocios “las ejecuciones no terminan, la corrupción y la impunidad consecuente, siguen siendo pan de cada día, y muchas otras situaciones de muerte más nos envuelven”, comentó.

“Les invito a que nos sumemos, inspirados en el ejemplo de María, a trabajar activamente en la construcción del bien para la sociedad".

“En este momento de la historia del país, se nos exige una grande compasión hacia quienes más sufren las consecuencias de la creciente desigualdad en la que está siendo sumergida la población de nuestro país”, afirmó.

Expresó que en México existe un sector privilegiado, el cual está favorecido por la ley y que utilizan el derecho otorgado por los Mexicanos para su interés propio,dejando empobrecida a la mayoría.

Vera López termina su sermón sin antes referirse al Papa Francisco el cual dice que constantemente esta encomendando al mundo a la protección de la Santísima Virgen María  y que invita a todos a trabajar por transformar las situaciones de tanto dolor que a lo largo y ancho del mundo, se está experimentando.

En su mensaje, destacó que  el Santo Padre invita a ser portadoras y portadores del Evangelio. “La expresión que él utiliza para definir una comprensión total de la misión de la Iglesia, es que debemos tocar todas las periferias existenciales, que hasta ahora habíamos dejado abandonadas”, comentó.

“Les invito a que nos sumemos, inspirados en el ejemplo de María, a trabajar activamente en la construcción del bien para la sociedad, y a perseverar en nuestra fe y confianza en Dios, que todo lo puede”, finalizó.