Obispo de Victoria acepta desaparición de sacerdote

Aparentemente ha bajado la inseguridad, pero sigue habiendo desapariciones y homicidios, afirma Antonio González Sánchez.
Obispo señala que pese a vigilancia, continúa el clima de inseguridad.
Obispo señala que pese a vigilancia, continúa el clima de inseguridad. (José Luis Tapia)

Tamaulipas

El Obispo de la diócesis de Ciudad Victoria, Antonio González Sánchez, reconoció que uno de sus párrocos se encuentra en calidad de desaparecido desde hace dos meses, mientras que otros dos han sufrido lesiones a manos de la delincuencia organizada.

“Lo preciso, porque por ahí han dado unos datos no muy claros, pero sí existe (el problema), tenemos un sacerdote desaparecido desde el día 3 de noviembre, el párroco de Jiménez”.

Además un sacerdote más falleció, ya que el religioso fue golpeado para asaltarlo y al ser una persona adulta mayor, las agresiones complicaron su salud, aunque no precisó de qué municipio era.

“Era una persona de un poquito más de 70 años, ya estaba enferma, entonces digamos, la muerte no se produjo por los golpes, sino que ya estaba enfermo aunque tal vez los golpes que le dieron apresuraron su muerte”.

González Sánchez manifestó que un sacerdote más fue golpeado y se encuentra en recuperación. “Entonces, esos son los tres casos de los sacerdotes, realmente estamos hablando de un desparecido y un golpeado”.

La seguridad en Tamaulipas, por lo que compete a la Diócesis de Victoria, la cual abarca 20 municipios del centro del estado, los sacerdotes reportan que aparentemente ha disminuido la violencia, mas es solo una apariencia, subrayó.

“Aparentemente ha bajado la inseguridad, pero es eso aparentemente; por desgracia sigue habiendo desapariciones, sigue habiendo homicidios, sigue habiendo muchas cosas, yo me atrevo a decir por lo que leo en la prensa, que la inseguridad en el estado, ahí está, no sé si más o menos, pero de que existe la inseguridad, triste y dolorosamente, ahí continua”.

Durante las misas de los domingos, en algunas iglesias de la capital se han elevado oraciones para que el sacerdote regrese con vida y también para el cuidado de los demás párrocos que integran las Diócesis de Tamaulipas que se ubican en Nuevo Laredo, Matamoros, Ciudad Victoria y Tampico.