Ciudadanos deben aportar y no solo exigir

El obispo de Torreón, José Guadalupe Galván, señaló que el alcalde electo no solucionará todos los problemas de la noche a la mañana, pero es un hombre de diálogo y experiencia.
Obispo de la Diócesis de Torreón.
Obispo de la Diócesis de Torreón. (Alejandro Alvarez)

Torreón, Coahuila

El Obispo de la Diócesis de Torreón, José Guadalupe Galván Galindo, señaló que el alcalde electo Miguel Ángel Riquelme Solís, no solucionará todos los problemas de la noche a la mañana, por lo que además de orar para que tome las mejores decisiones, se le debe otorgar un voto de confianza.

Calificó al próximo edil como un hombre de diálogo, por lo que deberá ser un buen líder y a la ciudadanía le pidió participación y colaboración para mejorar Torreón.

"Las organizaciones sociales también deben aportar su grano de arena y no solo exigir".

Compartió que desde hace años conoce a Riquelme Solís, por los distintos puestos que ha desempeñado en cargos estatales y como diputado del Congreso de la Unión.

“Todo eso le ha servido de experiencia, esperamos que la plasme en su cargo como líder de esta gran ciudad. Nosotros como creyentes esperamos que Jesucristo lo ilumine y acompañe en su gobierno, para que se reflejen tiempos nuevos en la ciudad", dijo.

Destacó que él es un hombre que se acerca y escucha, por ello la Participación Ciudadana que ha surgido en la región requiere de un buen líder y puntualizó que las organizaciones sociales también deben aportar su grano de arena y no solo exigir a la autoridad, por el contrario trabajar con ella.

Aprobó los ejes que ha venido comentando el próximo alcalde sobre temas de seguridad, crecimiento económico, urbano y programas sociales.

"Creo que si en los próximos meses se avoca en ellos, Torreón resurgirá. La realidad es que no queda más que tenerle confianza al nuevo gobernante, trae buenas intenciones, sabemos de su preparación como político y por ello es que tenemos la esperanza de que desempeñará un buen papel", concluyó.