Obesidad infantil, tema de análisis durante la última década

Ericka Ileana Escalante, investigadora universitaria, señaló que es importante la manera en que los menores reciben los nutrientes necesarios para crecer y desarrollarse.
Asegura que los padres no deben ceder a los caprichos de los infantes.
Asegura que los padres no deben ceder a caprichos. (Especial)

Valle de México

La obesidad infantil se ha convertido en un tema de análisis, estudio y debate durante la última década, principalmente en la necesidad de comprender la manera en que los niños y niñas reciben los nutrientes necesarios para crecer y desarrollarse, estableció Ericka Ileana Escalante Izeta, del Departamento de Salud de la Universidad Iberoamericana.

Precisó que en este análisis consideran al núcleo familiar como el primer referente donde aprendemos a comer, por lo que será necesario definir la alimentación dentro del hogar como una de las formas para prevenir la obesidad infantil. Los primeros años de vida son fundamentales para que el niño pueda construir sus aprendizajes vitales así como iniciar el desarrollo de una vida en bienestar físico y emocional.

Comentó que de acuerdo a la psicóloga, Lisa Newland, es necesario que los niños y las niñas cuenten con un medio familiar que ajuste sus estilos de crianza a proporcionarles siete elementos básicos, de los cuales el primero es el afecto, porque los niños necesitan recibir de su familia calidez y ternura, lo que no debe asociarse con alimentos poco saludables como premios.

Otro factor es que los padres deben resistirse a ceder a los deseos y caprichos de sus hijos, pues los pequeños suelen elegir los alimentos que más les gustan sin considerar lo más saludable.

TE RECOMENDAMOS: Trabajo interdisciplinario para atención oportuna de enfermedades

Hay que alentar a los niños a explorar, esforzarse, atreverse a nuevos retos y creer en ellos mismos. En términos de alimentación, es necesario que los padres ofrezcan alimentos saludables motivando a probar sabores y consistencias diferentes.

El juego es el medio ideal para no "luchar" con la comida, sino integrarla en la dinámica familiar sana. Es necesario que los adultos encargados de la crianza estén informados sobre las propiedades y funciones de los alimentos. Enseñar a cocinar y heredar recetas es fundamental para preservar nuestras raíces culinarias. Enseñar las habilidades de picar, pelar, cocinar, sazonar y amasar, ayudan a los niños a ser pacientes, tolerantes, centrar su atención, valorar el trabajo del otro y colaborar en familia.

La experta abundó que el compromiso de los padres durante la alimentación radica en prever que los chicos cuenten con alimentos saludables siempre. También establecer tiempos de comida en familia, evitando televisión, teléfonos móviles, PSP, tabletas y otros que impidan la comunicación familiar.

Es fundamental que los padres sean ejemplo, consumiendo alimentos ricos en proteínas, vitaminas y minerales como verduras, frutas, leguminosas y cereales.

KVS