En OPD de La Primavera, Junta de gobierno “no será eficaz”

Miguel Magaña Virgen, jefe del departamento de ciencias ambientales del CUCBA, lamenta que en la ley que aprobó el Congreso se burocratizó un proceso necesario.

Guadalajara

La creación de un organismo público descentralizado para la gestión del bosque La Primavera fue una propuesta de los académicos e investigadores del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la UdeG, pero los legisladores locales han perdido la intención práctica y operativa que se tenía al crear una junta de gobierno desmesurada, advirtió el jefe del Departamento de Ciencias Ambientales de ese centro, Miguel Magaña Virgen.

“Nosotros como UdeG, en 2010 teníamos como propuesta para el bosque una OPD, e hicimos el planteamiento porque es una forma muy colegiada de resolver un problema tan complejo; sin embargo, lo que hizo el Congreso deja mucho qué desear; por un lado evidencia una falta importante de información, y honestamente es un agandaye burocrático-administrativo, como no tienen la idea de lo que es el manejo de un área natural protegida, piensan que se trata de escaños, pero en el bosque hay árboles, no curules, yo no sé que tiene que hacer tanta gente en esa junta de gobierno”, destacó.

El planteamiento original es que se sienten cinco representantes y alcancen resoluciones por consenso, no “mayoriteo”: un representante de los propietarios privados, otro de los ejidatarios, un tercero de la academia, un cuarto de organismos no gubernamentales y sólo uno de gobierno. Los consejos consultivos soportarían el trabajo, y allí podría ampliarse la representación y la participación, pero la junta de gobierno sería muy ejecutiva y tendría que cumplir los objetivos de conservación del área.

“Lo que nosotros propusimos eran representantes que realmente pudieran entender los problemas […] no se trata de votos, una OPD funciona cuando quienes están a cargo son realmente gente capaz,  no se trata de meter a Juan Cuerdas, eso está fuera de orden”, añadió.

En el caso de las demandas de los propietarios y su pleito con el OPD “me parece que hay una desinformación total de lo que pretenden y lo que debe de ser un área natural protegida, ahí tiene que haber un ordenamiento ecológico territorial, a una escala que permita el uso adecuado, sustentable, de cada metro del bosque […] porque si los propietarios están pensando en fraccionar, están muy equivocados, pero un ordenamiento ecológico permitiría opciones interesantes para ellos”.

Lamentó: parece que ahora los actores “sólo están profundizando en sus diferencias”

El texto de 2010, con la propuesta de la UdeG, detalla: “se propone la conversión administrativa del bosque a la modalidad de OPD, persona jurídica de derecho público que ejerce competencias sectoriales con los grados de autonomía que le confiere la ley. No confundir con: Organismo Desconcentrado, dependencia que ejerce competencias por delegación de la entidad pública a la cual pertenece”.

Ventajas de un OPD: “uno, órgano propio de gobierno (consejo de administración); dos, gobernanza administrativa: decisiones colegiadas, acuerdos participativos, protección laboral, permanencia de proyectos, incremento de participación social, planeación a largo plazo y fortalecimiento presupuestal”.