Nuevo modelo de macrobús Express: un viaje de afectos

Ante la falta de tubos transversales, las personas, "con toda la pena", tienen que viajar sujetados al de junto 

Guadalajara

El Macrubús del amor: las cuatro nuevas unidades troncales que el Sistema de Transporte Urbano (Siteur) introdujo por su 25 aniversario, al sistema express del Macrobús, no solo son diferentes por el cambio de servicio en las estaciones, horarios y color -pasó de ser azul a rojo-, sino que además carecen de tubos transversales de seguridad en el área de ingreso, junto a las puertas eléctricas, lo que ocasiona que los usuarios implementen una nueva técnica de supervivencia para evitar caer al suelo: agarrarse entre unos y otros. 

Este gesto o afecto entre desconocidos, se da en estas coloridas unidades, las cuales presentan una imagen de modernización, sin embargo, la sobrepoblación que generan los usuarios dentro de estas rutas provoca que, "con toda la pena", tengan que agarrarse del brazo, hombro y espalda del de junto. 

Otro de los aspectos que ha molestado a los usuarios del nuevo modelo es la falta de asientos sobre la parte trasera de éstas, luego de que se colocara un tubo horizontal, a media altura, en vez de una línea de asientos.

"Están muy bonitos (este nuevo modelo), pero tiene menos asientos, somos más los que tenemos que ir parados", señaló una de las usuarias que bajó molesta tras su primer viaje en esta vía. 

Y si el amor es confuso, los cambios en la ruta, para algunos usuarios lo son aún más. Antes de la ampliación del express que anunció Siteur el pasado 29 de agosto, el servicio se ofrecía de lunes a domingo, pero a partir del ingreso de las unidades de color rojo se cambió a solo de lunes a sábado, lo que generó inconformidad y confusión entre los tapatíos. 

"No hay señalamientos, nadie nos avisó de este cambio, no hay ni un solo letrero que diga del cambio de horario", indicó Laura Vázquez, usuaria que increpó al personal de este servicio en la estación Niños Héroes, alegaba que nadie informó que disminuyeron los días del funcionamiento de la vía rápida. 

Ante esto, el guardia de dicha estación le indicó que ellos mismos se están encargando de realizar esta tarea, luego de que el Sistema de Transporte Urbano no colocara la señalética sobre esta modificación. 

Y como al menos alguna vez todos hemos pasado por un desencanto, aturdida, este jueves pasado una señora que viajaba sobre el Macrobús express y que se dirigía hacia la estación de Agua Azul, comenzó a levantar la voz cuando la unidad en la que se trasladaba no se detuvo en la citada terminal. Ella aseguró que hasta hace unos días la vía expressmarcaba en su pantalla digital “Express-Juan Álvarez”, que la diferenciaba de la ruta larga que indicaba “Mirador-Fray Angélico”. A esto, amablemente uno de los usuarios le explicó que ya no era así, ahora la ruta “normal”, que se detiene en todas las estaciones, incluyendo la de Agua Azul, ahora mantenía sus anuncios en “Mirador-Parador”, mientras que en la que viaja hoy señala “Mirador-Express”.

“Nadie avisa, ellos (autoridades) nada más meten camiones porque les deja dinero, pero les vale (…) la pérdida de tiempo que tenemos nosotros. Yo con el tiempo contado, y ahora ando como pelota rebotando para todos lados”, dijo la quejosa sobre la falta de información, ante la ampliación de rutas al introducir estas unidades de color rojo que según Siteru tuvieron un costo de 20 millones de pesos.