Nuevo Sistema de Justicia Penal estimularía el desarrollo económico

El director del Sijupe, Édgar Alejandro Márquez Alfaro, dijo que la justicia dejará de ser un lujo para unos cuantos.
Edgar Alejandro Márquez Alfaro, director del Sijupe.
Edgar Alejandro Márquez Alfaro, director del Sijupe. (Ricardo Alanís)

Monterrey

El director general del Sistema de Justicia Penal (Sijupe), Édgar Alejandro Márquez Alfaro, aseguró que con la renovación de éste se estimulará la inversión y se propiciará el desarrollo económico, al contar con procesos rápidos, eficaces y transparentes.

Como ejemplos para esta declaración mencionó que, al disminuirse la impunidad, se asegura el cumplimiento de contratos; al usar la justicia alternativa, se hace más ágil la solución de conflictos; al reducir los gastos derivados de procesos penales largos, se asegura la reparación del daño; y que la certeza jurídica atrae la inversión.

Por su parte, Martín Carlos Sánchez Bocanegra, director de Renace, invitó a la ciudadanía a no olvidar el sistema de justicia que existía y las respectivas violaciones que sufrió.

“La verdad es que, como mexicanos y nuevoleoneses, debemos de recordar del sistema de justicia del que venimos, es muy importante que la ciudadanía no se olvide de la opacidad, del actuar fuera de la ley, del actuar violando los derechos humanos y las garantías individuales, de la inseguridad y de la falta de certeza jurídica que generaba el viejo sistema o sistema inquisitivo.

“El tema es que la autoridad, las policías, el Ministerio Público, la Policía investigadora estaban acostumbrados a hacer su trabajo con las patas, hacían su trabajo muy mal”, señaló.

Para el director de Renace, la diferencia entre el sistema tradicional y el Nuevo Sistema de Justicia Penal se verá reflejada, sobre todo, en que no haya inocentes en la cárcel.

“En el viejo sistema había muchos 'chivos expiatorios', mucha gente inocente en la cárcel, mucha gente que estaba por delitos menores. 

“Bajo este nuevo sistema, la gran cantidad de delitos menores, que son más del 60 por ciento, pueden ser procesados por soluciones alternas, y esas pueden resolverse hasta en una semana y se garantiza la reparación del daño, y esto le da mucha certeza a los inversionistas”, precisó.

Según Sánchez Bocanegra, tanto el Estado como el ciudadano se verán beneficiados con el nuevo sistema por los ahorros que se lograrán con los procesos renovados.

“Un caso judicializado costaba más de 70 mil pesos al Estado, ahorita, como evidencia, nos marcan que un caso costaría mil 500 pesos resolverlo, al Estado ya le estás ahorrando.

“Y para el ciudadano lo que se busca es que, cuando ponga una denuncia, sea atendido rápido, sea resuelta rápido su causa, y va a ahorrarse tiempo, dinero, y no va a tener que pagar tanto porque se le haga justicia, y eso repercute rápidamente en su 'lana'”, indicó.

En opinión de Márquez Alfaro, con este nuevo sistema, el acceso a la justicia dejará de ser un lujo para unos cuantos.

“Con el nuevo sistema, el Estado está obligado a proporcionar, tanto a la víctima como al imputado, un defensor público o un asesor jurídico, por ello, ya no es la justicia como antes se veía, un artículo de lujo que solo algunos podían pagar”, puntualizó.