Nuevas leyes no solucionarán el problema de la criminalidad en México

Advierte Luis Rodríguez Manzanera, presidente de la Sociedad Mexicana de Criminología.  

Puerto Vallarta

Las nuevas leyes no solucionarán la problemática de la criminalidad que se registra en México, advirtió el Dr. Luis Rodríguez Manzanera, presidente de la Sociedad Mexicana de Criminología, en el 8° Congreso Mundial de Ciencias Forenses, que se lleva a cabo en el hotel Sheraton de Puerto Vallarta.

Ante más de 300 asistentes, en su mayoría estudiantes, el experto dijo que “estamos en un momento histórico muy especial, no solamente por este aumento de la criminalidad en México; no debemos de descuidar que no solamente es un cambio cuantitativo, en el fondo hay un cambio cuantitativo, los crímenes son diferentes”.

Reconoció que las teorías de los criminólogos, las explicaciones del siglo pasado, ya no funcionan “porque nos estamos enfrentando a algo totalmente diferente. Necesitamos nuevas ideas, nuevas teorías, nueva gente. La violencia (está) totalmente desatada, es desconcertante para todos, para los científicos en todas las áreas. No era predecible. Nos topamos con una brutalidad, un retroceso a otras etapas”.

Indicó que la transición que actualmente tiene el sistema de justicia penal, las reformas a la constitución, las nuevas leyes, le generan temor porque se cree erróneamente que van a solucionar los problemas.

“Cuidado, porque no es por ahí. Debemos de tener muy claro que la entrada del nuevo juicio (oral) no tiene correlación con el aumento o disminución de la criminalidad, son dos cosas totalmente diferentes. Hay una ilusión de que con la nueva reforma, la criminalidad va a bajar. Lo que van a bajar son las estadísticas”, porque tal como está ocurriendo en los estados donde se entró en vigencia, están disminuyendo las denuncias.

Por otra parte, destacó la importancia de los medios informativos como un factor criminógeno y a la vez una de las herramientas más importantes para prevención del delito.

“Lo estamos dejando a un lado, la importancia de los medios de difusión, la importancia de la prensa. Y otra cosa muy poco explorada, las redes sociales y las nuevas formas de comunicación, que pueden ser altamente criminógenas”.

Advirtió que se debe investigar científicamente hasta dónde la prensa puede influir, hasta dónde llega como factor criminógeno. “Yo he sugerido que en los medios de comunicación, también haya criminólogos para que puedan orientar la situación real de los hechos que pasan en México”, concluyó.