Nuevas esperanzas en el mundo para el tratamiento del linfoma

Especialista del InCan señala que las terapias innovadoras son costosas y no están disponibles en el país, pero se aspira a que se incorporen al cuadro básico de las instituciones de salud.
Los tumores más frecuentes se presentan entre adultos mayores de 50 años y en adolescentes de 10 a 19 años de edad.
Los tumores más frecuentes se presentan entre adultos mayores de 50 años y en adolescentes de 10 a 19 años de edad. (Milenio)

Guadalajara

En el mundo hay nuevas esperanzas para el tratamiento del linfoma, uno de los tumores más frecuentes en la población mexicana, especialmente entre adultos mayores de 50 años y en adolescentes de 10 a 19 años de edad, grupo donde ocupa el segundo lugar de incidencia, sólo precedido por la leucemia. Ambos tumores son hemáticos (de la sangre).

Existen más de cincuenta tipos y subtipos de linfomas, los cuales afectan a las diferentes familias de las células llamadas linfocitos, y producen su proliferación maligna, por lo general dentro de los nódulos o ganglios linfáticos; siendo los más comunes los linfomas en los linfocitos B, refirió Gabriela Cesarman, hematóloga y oncóloga del Instituto Nacional de Cancerología (InCan), en entrevista para MILENIO JALISCO.

“Hay linfomas tan imperceptibles que se puede pasar toda la vida con ellos y no darse cuenta, sino es por casualidad, por ejemplo al tomarse un examen de sangre de rutina para la escuela o el trabajo y descubrir que no se tiene la cuenta normal de linfocitos en sangre… o pueden ser muy agresivos. Por fortuna estos son menos frecuentes”, explicó la especialista. Cerca del diez por ciento.

“Lo increíble es que antes tratábamos a todos igual. Hoy la tendencia en el mundo es el tratamiento diferenciado y con terapias dirigidas”, resaltó. La buena noticia es que existen terapias innovadoras. La mala, que son costosas y aún no están disponibles en México, pero se aspira a que sean incorporadas al cuadro básico de las instituciones de salud en un futuro, señaló la entrevistada.

Gabriela Cesarman aclaró que hoy las instituciones médicas del sector salud ofrecen a los pacientes la terapia estándar de quimioterapia: Un coctel de cuatro drogas más un anticuerpo, que es el tratamiento usado desde hace quince años para este cáncer y el cual, admite, “da buenos resultados para el control del linfoma”. Si bien, ya hay alternativas que reducen la terapia a una droga y un anticuerpo, todavía no están incluidas en el cuadro básico.

“La diferencia es que con la terapia estándar se cae el pelo, y puede ser tóxica para el corazón, con esta otra no. A lo que me refiero es que cada vez buscamos que la terapias funcionen mejor con los menores efectos secundarios (…) también para tratar los linfomas muy agresivos, cuando ya se dieron tres o cuatro ciclos de quimioterapia y no se ha tenido resultado. Hoy tenemos una decena de drogas nuevas, que se están probando en el mundo con resultados increíbles para linfomas (…) una de ellas, aprobada ya por la Cofepris para México puede ser adquirida en el medio privado, pero el costo es de 100 mil pesos al mes, más menos. En México, si no tienes un buen seguro médico, vamos a tener que esperar a que se acaben las patentes”, precisó Cesarman.

La hemato-oncóloga abordó otro problema: La cobertura a personas sin seguridad social. Y es que después de varios años el Seguro Popular incluyó el tratamiento de linfoma en su catálogo de gastos catastróficos, “pero solamente cubre a dos tipos de linfomas que representan más o menos el 60-70 por ciento de los casos (…) el otro 30-40 por ciento no está cubierto”, apuntó, lo que a su juicio es injusto pues se tienen dos pacientes con un tumor cancerígeno, a uno se le brinda todo el tratamiento médico, quimioterapias, etcétera, y otro no porque su tumor se llama diferente.

La expectativa es que se puedan incorporar algunos medicamentos y seguir impulsando el tratamiento diferenciado y terapias dirigidas, resumió.

El linfoma

Es un tumor cancerígeno que se origina en los linfocitos, células que forman parte del sistema inmunológico del cuerpo

Quien lo padece queda vulnerable a infecciones. Algunos de estos tumores se manifiestan tras sufrir una infección como sida

Hay 50 tipos y subtipos de linfomas. Algunos son imperceptibles, otros (linfoma difuso) se manifiestan con bultos en los ganglios: cuello, axila o ingle; algunos pacientes pueden presentar fiebre, sudoración, pérdida de peso inexplicable, cansancio, picor en la piel y manchas cutáneas de coloración rojiza

Los linfomas se pueden dividir en dos tipos principales: el linfoma no-Hodgkin y el linfoma Hodgkin

En la mayoría de los casos este tumor es curable (70%) o controlable, es decir, permite al paciente tratado llevar una vida normal y con calidad

En México se diagnostica un promedio anual de 9 mil casos nuevos de linfoma (40% mujeres y 60% hombres)

Se calculan 1,150 muertes anuales (490 mujeres y 660 hombres) a causa de este cáncer

Es más común en adultos mayores de 50 años. Y cierto tipo de linfoma afecta a adolescentes de 10 a 19 años y a jóvenes menores de 20 años de edad

En Estados Unidos aproximadamente 71,850 personas (39,850 hombres y 32,000 mujeres) serán diagnosticados con linfoma no Hodgkin. Esto incluye tanto adultos como niños

 

Fuente: Inegi/Secretaría de Salud federal/Instituto Nacional de Cancerología/Dra. Gabriela Cesarman/American Cancer Society