Nueva crisis económica en albergue 100 Corazones

Hay inquietud entre el personal, luego que se anunció un posible recorte.

Guadalajara

Una nueva crisis económica amenaza al albergue 100 Corazones. Trabajadores de esta casa hogar para niños con discapacidad intelectual señalaron que acuden a su centro laboral en medio de una gran incertidumbre, pues se les informó que ya no hay fondos para mantener a flote el proyecto y se les anunció un posible recorte de personal.

De acuerdo a la versión de los empleados, que solicitaron anonimato tras haber sido amenazados con el despido por difundir estos hechos en medios de comunicación, la directora del albergue, Susana Miranda, les indicó que la Fundación Jalisco Incluye estaba en pláticas con el DIF Jalisco, en espera de donativos tras las vacaciones, que no se alarmaran.

“Sin embargo, también supimos que los fondos que tiene el albergue apenas eran suficientes para salir esta catorcena [pagan la nómina los viernes, cada 14 días] y que habría un recorte de personal”, dijo uno de los afectados a MILENIO JALISCO.

El año pasado, tras el cambio de Administración estatal, el albergue 100 Corazones vivió su primera crisis. Trascendió que su mayor fuente de ingresos, pese a ser operada por un organismo de asistencia privada, eran los recursos públicos comprometidos por el gobierno del estado a través de un convenio que ya finiquitó.

Los entrevistados aseguran que la Fundación Jalisco Incluye se negó a recibir apoyo del DIF Jalisco a cambio de permitir que el organismo se hiciera cargo del proyecto.

Cabe recordar que este albergue es iniciativa de la pasada Administración panista, impulsado por la esposa del gobernador Emilio González, entonces presidenta del Sistema DIF estatal.

“Nos preocupa que la Fundación está en quiebra y nos quiere liquidar, pero más nos preocupan los niños, […] que los devuelvan a los albergues donde antes estaban, donde no tienen las condiciones para su tratamiento ni el personal capacitado para su atención”, expuso otra trabajadora.

Actualmente hay 55 niños viviendo en este albergue, bajo un modelo único en el país, creado especialmente para atender a niños con discapacidad intelectual que serán dependientes de por vida. En 100 Corazones laboral alrededor de 70 personas, según estimaron.