"Se está desatando una verdadera crisis nacional"

El Obispo de Torreón, José Guadalupe Galván Galindo, aseguró que la Iglesia no se puede quedar al margen de las manifestaciones de inconformidad que se viven en México.
Obispo de Torreón, José Guadalupe Galván Galindo.
Obispo de Torreón, José Guadalupe Galván Galindo. (Brenda Alcalá Mejía)

Torreón, Coahuila

El Obispo de Torreón, José Guadalupe Galván Galindo, aseguró que la Iglesia no se puede quedar al margen de las manifestaciones de inconformidad que se viven en México.

"No exageramos cuando hemos dicho que la situación del país ha empeorado, desatando una verdadera crisis nacional. Muchas personas viven sometidas por el miedo y la desconfianza, al encontrarse indefensas ante la amenaza de grupos criminales y en algunos casos la lamentable corrupción de las autoridades".

Asegura que en este adviento tiempo litúrgico que "nos coloca en la espera de la llegada del príncipe de la paz, una oportunidad para reflexionar sobre el papel que a todos toca asumir para construir una auténtica cultura de la paz", dijo.

"Comprometeremos en convertirnos en artífices de la paz. Concluiremos esta jornada poniendo a los pies de la dulce señora del Tepeyac los deseos de este pueblo mexicano".

El 12 de diciembre todos los rincones de la nación y del mundo donde se celebra la fiesta de la virgen de Guadalupe dijo que se orará para que Dios ayude a trabajar con firmeza por la paz y la reconciliación en México.

Destacó que durante la 98 Asamblea Plenaria realizada por los obispos de México se establecieron estas posturas.