“Autoridades desestiman efectos psicológicos”

Roberto López Franco, docente de la UA de C en Torreón, considera que el sistema de salud no está preparado para amortiguar el impacto, que se prevé en la salud mental de las víctimas de la violencia.

Torreón, Coahuila

Niños de regiones del país como la Comarca Lagunera, están padeciendo traumas psicológicos similares a los que sufren quienes viven en países con conflictos bélicos, por efecto colateral del ambiente de violencia que fue generada por la delincuencia organizada, afirma el psicólogo Roberto López Franco, docente de la Universidad Autónoma de Coahuila, en Torreón.

Hay infantes traumatizados por presenciar hechos violentos, incluso hay quienes han tenido que afrontar a su corta edad el asesinato o desaparición de padres y familiares, y de no recibir ayuda psicológica pudieran pasar de ser víctimas colaterales de la violencia a victimarios si se conjuntan otros factores como el convivir en ambientes disfuncionales, comenta.

Ya que un niño con este tipo de daño psicológico, potencialmente será un adulto menos tolerante y más hostil.

Señala que de no recibir una terapia adecuada, las imágenes violentas, que le resultan dolorosas al menor, se estarán registrando en su mente, y los acompañarán, reflejando una sociedad deshumanizada.

"Son niños que están lidiando con una visión deteriorada de la sociedad".

Estigma en familias afectadas

Sin embargo, afirma que en la mayoría de los casos no se atienden por temor de que pudiera quedar registro de los casos. Dado que las familias afectadas son estigmatizadas, lo que aumenta el daño psicológico.

Destaca que es común que las autoridades desestimen los efectos psicológicos de la violencia, ya que no hay interés en implementar programas de atención.

Además, considera que el sistema de salud de la entidad y del país, no está preparado para amortiguar el impacto que se prevé en la salud mental, de un amplio sector de la población a causa de la ola de violencia que se registró.

Por ejemplo, comenta que ha estado atendiendo casos de pacientes que presentan padecimientos de carácter psicológico como ansiedad, paranoia y terrores nocturnos a causa de las circunstancias.

Atender efectos psicológicos de la inseguridad

Afirma que además de atender el tema de la violencia con las armas, considera que las autoridades requieren iniciar con la atención de los efectos psicológicos de la inseguridad, ya que señala que en el mediano plazo se dispararán los casos, incluso las conductas antisociales, comportamientos esquizoides y las conductas obsesivas-compulsivas.

Y en la medida en que no se definan programas que se dediquen a la atención de los citados efectos, los padecimientos además de afectar la actividad familiar y otros ámbitos de la persona, pudieran trascender al plano comunitario, lo que contribuirá con la degradación del tejido social.

"En la medida que no haya una rama de atención a los efectos colaterales de la violencia, estarán penetrando en las familias y las comunidades. No veo programas preventivos, de atención, en el DIF, en el Seguro Social. Deberían generar círculos de atención para que los niños tengan espacios de catarsis sobre los sentimientos que despierta la violencia", concluyó López Franco.