Niños de Torreón con salud y educación 'a medias'

No votan y no tienen peso, por lo que no son considerados por las autoridades estatales, municipales y federales: Norberto Castillo, coordinador del proyecto comunitario "Club Cohete".
Se creará un área especial en la Casa Hogar para canalizar a menores migrantes en Torreón.
Los espacios de juego no están construidos para los niños. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

Apesar de que una buena parte de los niños de Torreón están adscritos a un sistema de salud o educativo, no significa que sean atendidos correctamente a decir del Observatorio Infantil Wacha Mi Barrio.

"En el caso de educación, sí lo vemos de una manera cuantitativa está cubierto, salvo algunos puntos donde hay características muy específicas. Sin embargo, no solamente es cumplir de manera material sino cualitativamente", aseguró Abigail Salazar, coordinadora del proyecto.

Reconoció que existen escuelas suficientes y espacios, pero no hay garantía de que los infantes realmente aprendan en esos lugares por otros factores, entre ellos una sana alimentación que puedan tener en sus hogares.

"Habría que considerar si el niño que va a la escuela realmente cuenta con las condiciones básicas de nutrición para aprender. Eso depende mucho la situación económica de los padres", dijo.

Por el lado del rubro de la salud, indicó que aunque hay campañas de vacunación que abarcan todo el grueso de la población infantil, hacen falta programas para una

"Habría que considerar si el niño que va a la escuela realmente cuenta con las condiciones básicas de nutrición para aprender”, Wacha Mi Barrio.


correcta alimentación y más centros médicos para atenderlos.

"No hay un seguimiento a las cuestiones básicas de salud, las campañas de vacunación cómo una obligación que tiene el Estado se cumplen, pero no solamente con eso el niño subsiste”, consideró.

Puso de ejemplo que aunque las dependencias gubernamentales hicieron entrega de una ilustración alusiva al “Plato del Buen Comer”, es decir, una relación de los alimentos que deben consumir los infantes para tener un desarrollo óptimo, no hubo algo de fondo en cuanto a la manera en que van comprar sus padres.

“Vemos que hay una contracción porque hay otros programas de otras dependencias que entregan despensas que ni siquiera tienen alimentos que están en esa receta”, indicó.

LOS NIÑOS TORREONENSES

Con respecto a la forma de vida de los niños torreonenses, Abigail Salazar refirió que hay dos escenarios complejos: uno en el que los menores han quedado huérfanos por la situación de inseguridad y otro en el que están en peligro de caer en esa forma de vida por la narcocultura.

“Tenemos niños que pueden tomar esa forma de vida que se deriva de la cultura que está presente en la música, las películas y la televisión”, resaltó.

Por otra parte, Wacha Mi Barrio realizó en coordinación con la Asociación Internacional por el Derecho del niño a jugar Asociación Civil (IPA) y la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), un estudio para saber la manera en que juegan los pequeños torreonenses de diversas colonias y ejidos.

El 58% afirmó que prefiere la calle y el 86% que les gustaría que el sitio que usan tuviera varias mejoras como techumbre, pavimento, menos automóviles, bordos y que no hubiera personas más grandes en el mismo lugar.

Los niños que fueron sondeados corresponden al Ejido La Unión, Residencial Manhattan, Hogares Ferrocarrileros y Vicente Guerrero.

El objetivo de la encuesta fue registrar su opinión en torno a su derecho al juego, a través de preguntas que evidenciaran ¿con quién juegan?, ¿a qué juegan?, ¿a qué les gusta jugar?, ¿dónde juegan? y la razón por la que no lo hacen.

Los espacios que existen actualmente no están pensados en los infantes.

Hay que destacar que quienes levantaron las respuestas fueron algunos niños adscritos a Wacha Mi Barrio.

ESPACIOS NO APTOS PARA NIÑOS

El juego preferido de los menores es el futbol, seguido por corretear, los bateados, los juegos de video y por último el basquetbol.

Según Salazar, los espacios que actualmente hay en las colonias no están pensados para los niños y eso representa un serio problema.

“Consideramos que los únicos individuos funcionales son los adultos, en ese sentido la infraestructura urbana está diseñada para un mundo que funciona o circula”, resaltó.

Indicó que puede apreciarse en casi cualquier lugar lo desproporcionados que están los juegos o bancas de las plazas públicas, además de que están hechos de un material que en esta región perjudica a los usuarios.

Además de eso, la investigadora social consideró que métodos recreativos de los infantes han ido cambiando y en el uso extenso de la palabra ya no juegan.

“Lo que puede decir es que no juegan en el sentido extenso del término, si hablamos del juego cuando uno era niño hablamos de actividades de convivencia y desarrollo personal, ahora solamente interactúan”, destacó.

Por su parte, Norberto Castillo, coordinador del proyecto comunitario “Club Cohete”, consideró que en específico los infantes de las ocho colonias que componen el sector poniente de la ciudad requieren aún mucha atención de parte de las autoridades, con más alternativas de esparcimiento y espacios óptimos para ello.

“Ni autoridades estatales, municipales o federales han entrado de lleno sin buscar un objetivo político de por medio. Los niños no votan y no tienen peso, por lo que no son considerados”, dijo.

En el caso del proyecto en que participa, refirió que buscan mostrarle a los infantes que existen diversas alternativas de desarrollo personal.

“El objetivo es mostrarle a los niños que existen otras alternativas de desarrollo de sus habilidades, no solamente en la escuela sino en diferentes talleres culturales y de artes marciales”, indicó.

Resaltó que las labores del proyecto comunitario involucran no solamente a sus niños sino a sus padres, pues ellos deben estar de acuerdo con las actividades en que participan sus hijos.

El programa busca una segunda etapa en el que puedan canalizarse esos pequeños a otras instancias donde exploten el potencial detectado en diversas áreas deportivas o culturales.


                                              [DA CLICK EN LA IMAGEN]