Niños y extranjeros, el blanco de homicidios durante el mes pasado

Cierra febrero con 64 muertes violentas.

Guadalajara

Los homicidios en Jalisco mantienen una tendencia a la baja, pues el mes pasado cerró con 64 decesos relacionados a hechos de violencia, de acuerdo a los registros de MILENIO JALISCO, mientras que en el mismo periodo del año anterior se registraron 118 crímenes de este tipo y en enero 78, según las estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

De los asesinatos documentados durante febrero destaca que cuatro de las víctimas fueron niños que no superaban los cinco años, así como tres extranjeros de la tercera edad.

En el caso de los menores dos eran mujeres de 5 y 18 meses, y dos hombres de 3 y 5 años, entre ellos el niño de Tepatitlán al que su mamá creyendo muerto envolvió en plástico y ocultó en un ropero asfixiándolo.

En lo que respecta a los extranjeros, dos canadienses y un estadunidense, fueron víctimas de la delincuencia común, pues los primeros fallecieron en un violento robo, del que las autoridades reportó la detención de uno de los implicados, mientras que en el caso del americano éste se vio involucrado en una riña de la que hay tres sujetos encarcelados.

Los decesos relacionados con el crimen organizado siguen siendo el principal móvil de los homicidios en la entidad, pues de las 64 víctimas documentadas 37 de los casos fueron por ajustes de cuentas o rivalidades entre grupos delincuenciales, sobresaliendo el hallazgo de 19 cuerpos masculinos en una fosa localizada en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, luego de que un sujeto al que se le decomisó un cargamento de mariguana, revelara la ubicación.

Las riñas y robos con violencia, así como los problemas vecinales fueron el segundo motivo por el cual se perpetraron homicidios, ya que se registraron catorce casos, entre ellos el de un hombre de la colonia Las Fuentes, en Zapopan, que fue agredido por el dueño de local que rentaba, luego de que no se pusieran de acuerdo para la firma de un contrato.

La violencia en el núcleo familiar también causó muertes, ya que se registraron seis casos en los que el agresor tenía parentesco directo con la víctima, como una mujer en Teocuitatlán que recibió un disparo de su hermano cuando éste se encontraba bajo los efectos de las drogas.

La rivalidad entre pandillas dejó como saldo el deceso de cinco personas y en dos casos, se desconocen las circunstancias en las que perdieron la vida las víctimas, pues sólo se pudo acreditar que las lesiones que les causaron la muerte fueron dolosas.


 


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]