Niños del Hospital Civil reciben juguetes del Consulado de EU

Los empleados consulares donaron 193 regalos para pequeños del área pediátrica del hospital “Dr. Juan I. Menchaca”.
La visita pronto causó expectación entre los pequeños y sus padres.
La visita pronto causó expectación entre los pequeños y sus padres. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

“Un momento de alegría” quisieron llevar empleados y funcionarios del Consulado General de los Estados Unidos, quienes donaron juguetes para los niños internos o en espera de atención médica en la División de Pediatría del Hospital Civil de Guadalajara “Dr. Juan I. Menchaca”.

La cónsul general de los EU en esta ciudad, Tanya C. Anderson, recorrió los tres pisos de la institución destinados a pacientes pediátricos, y para repartir los juguetes, la acompañaron luchadores profesionales y un grupo de voluntarios vestidos de personajes infantiles. 

La visita pronto causó expectación entre los pequeños y sus padres.

“Con nuestro reconocimiento al personal del Hospital Civil de Guadalajara me complace poder traer estos modestos regalos para que los niños en condiciones delicadas tengan un momento de alegría en esta temporada”, expresó Anderson, quien visitó por primera vez este nosocomio, tras haber llegado al cargo en septiembre pasado.

Si bien, la funcionaria destacó que es el cuarto año consecutivo en que los empleados del Consulado estadounidense se suman para dar regalos a los niños aquí hospitalizados en esta época, mismos que pagan de su bolsillo. En esta ocasión donaron 193 juguetes, 43 más que el año pasado.

La cónsul, conmovida, recorrió los pasillos y saludó a los pequeños pacientes y sus mamás, preguntando por sus nombres. Encontró lo mismo un bebé en terapia de nebulización para poder respirar, que niños en espera de la toma de un encefalograma. Visitó los pisos 3, 4 y el famoso piso 7 que alberga a los pacientes con cáncer y la Unidad de Quemaduras Graves.

“Nosotros como pueblo estadunidense creemos fuertemente tenemos la obligación moral de ayudar a los más necesitados, enfermos y vulnerables en nuestras sociedades. Una de las prioridades del presidente Obama ha sido que nadie se quede sin atención médica por su estatus económico y es importante el trabajo que este hospital hace también”, destacó.

Con sus máscaras coloridas, los profesionales de la lucha libre, saludaban  a los niños, arrancando más de una sonrisa y expresiones de curiosidad ante la presencia de estos personajes en medio de rostros adustos de adultos, batas de hospital y flashazos de los fotógrafos.