Dueña estaba ausente cuando ocurrió ataque de pitbull

María del Carmen González, madre de las niñas que presenciaron la agresión del animal a un niño, señaló que andaba de compras en el centro cuando pasó el accidente.
González señaló que en la casa estaban sus dos hijas, la mayor de 15 años andaba paseando en la bicicleta y la más chica de ocho años estaba adentro de la casa.
González señaló que en la casa estaban sus dos hijas, la mayor de 15 años andaba paseando en la bicicleta y la más chica de ocho años estaba adentro de la casa. (Haide Ambriz Padilla )

Torreón, Coahuila

María del Carmen González, dueña del pitbull y madre de las niñas que presenciaron el accidente donde resultó lesionado Néstor Ávila Nery, reconoció que ella no estaba en el domicilio cuando sucedieron los hechos, andaba de compras en el centro junto con su esposo, fue una hermana la que le dijo que había policías afuera de su casa porque el perro había mordido a un niño.

Manifestó que fueron sus dos hijas las que estaban en la casa cuando pasó el accidente.

La dueña de la pitbull compartió que los vecinos le explicaron que ellos intervinieron para salvar al niño del ataque.

"Mi esposo y yo nos regresamos a la casa inmediatamente, llegamos y había patrullas alrededor, había mucha gente y estaba la Cruz Roja. Cuando llegamos nos enteramos de que la perra pitbull de nombre Canela, había atacado a un niño que se metió a la casa".

González señaló que en la casa estaban sus dos hijas, la mayor de 15 años andaba paseando en la bicicleta y la más chica de ocho años estaba adentro de la casa.

La señora dijo que las más grande de sus hijas padecía de sus facultades, que tenía un leve retraso, al interrogarla al respecto, ya no dijo más.

"Mis hijas son amigas del niño Néstor, ellas me contaron que el niño se arrimó a la casa porque preguntó la hora, cuando le dieron la hora, el niño no creyó y fue cuando le dijeron pásale para que veas tu mismo que es esa hora, el niño entró al portón y la perra se fue sobre el niño", explicó.

Compartió que los vecinos le explicaron que ellos intervinieron para salvar al niño del ataque del perro. "Lo que nos valió en este caso fue que el perro estaba dentro de la casa, nunca se salió, por el contrario según mis hijas, el niño entró a la casa".

"Eran dos perros, una perra la Canela la que atacó al niño y otro perro el Chester, jamás habían presentado comportamientos agresivos".

La dueña de la Canela manifestó que la perra era la mamá del cachorro y jamás había presentado síntomas de agresividad, incluso señaló que el perro el Chester, es más gruñón o más sensible a los estímulos externos.

Agregó que antes del ataque, la convivencia de la perra Canela y el perro Chester, eran normales, jugaban con las niñas, les hacían caso, se les paraba de manos a las niñas para que les hicieran cariños, a lo más que hacían los perros cuando se molestaban por algo era gruñir.

María del Carmen González reiteró que su esposo cooperó con las autoridades cuando vinieron por él para que respondiera por los daños que había ocasionado su perro.

Refirió que ese mismo día se llevaron a la Canela y al Chester al antirrábico, hasta el momento desconocen qué fue de los canes. "Los perros estaban vacunados y tenían todo en orden".

Reiteró que su esposo cooperó con las autoridades cuando vinieron por él para que respondiera por los daños que había ocasionado su perro.

"Lo llevaron a Tribunales municipales, se presentaron los testigos de los hechos y la autoridad determinó que fue un accidente, pidieron que nos hiciéramos cargo de lo que necesite el niño".

Luego del incidente no quiere perros en su casa, explicó que el motivo de tenerlos era su protección y seguridad, ya que su casa está a espaldas del panteón municipal dos y algunos viciosos se brincaban las bardas.