Niñas invidentes muestran su talento en el piano

Ex alumnas cursan carrera 
Dos niñas invidentes y una joven down aprendieron a tocar el piano a través del método Suzuki que consiste en enseñar a través del sentido auditivo.
Dos niñas invidentes y una joven down aprendieron a tocar el piano a través del método Suzuki que consiste en enseñar a través del sentido auditivo. (Jose Luis Tapía)

Tampico

Dos niñas invidentes aprendieron a tocar el piano y son parte del talento que tiene en sus filas Arcadi. Hay dos jovencitas, también invidentes, que cursan ya carrera  en la Facultad de Música después de ser alumnas de Arcadi. Dos psicólogos del grupo, con la misma discapacidad, fueron contratados para trabajar en los Estados Unidos.

Juan es otro ex alumno del que Arcadi se siente muy orgulloso, porque su discapacidad no fue obstáculo para integrarse al sector productivo. Hay además ex alumnos que se han integrado a bandas musicales en Altamira.Otro caso de éxito es Valeria, una niña down que está cursando su sexto año de primaria y también participa en clases de danza, logrando una completa integración. “Muchas veces pensamos que estas personas nada más necesitan una terapia y no requieren otro tipo de actividad, pero queremos probar a toda la comunidad que a través de la música, de la plástica, del teatro, ellos se integran socialmente y desarrollan un alto nivel de creatividad”, expresó la directora de Arcadi, Claudia Navarro Ugalde. Lo más importante, dijo, es que a estos niños y jóvenes se les enseña a ser felices a través del arte.

En la plantilla docente, se tienen tres doctoras en Educación y una maestra en Musicoterapia.Más que enseñar, las profesoras del grupo dicen aprender día a día de sus alumnos.María Teresa Castro Guerrero es coordinadora del Área Musical. Ella revisa constantemente los métodos que se aplican en el uso de los instrumentos y cómo hacer para que los niños aprendan mejor y más rápido.

El método Suzuki es su implementación más reciente y consiste en enseñar al niño a través del sentido auditivo. También se conoce como método de la lengua materna, porque es como el niño aprende a hablar de sólo escuchar. Otra metodología es la Dalcroze, que enseña música a través del movimiento.“Somos punta de lanza en este programa. Es muy importante lo que nosotros como sociedad estamos aprendiendo, que los que no somos vulnerables somos responsables y tenemos que actuar, es un aprendizaje mutuo”.

A estos niños y jóvenes con capacidades diferentes, les cambia la vida, dijo, cuando en vez de trabajar solos desde su casa lo hacen integrados a un grupo de compañeros y amigos, pero se requiere apoyo económico porque algunos alumnos no pueden pagar.