Premian a niña que sobrevivió a 27 puñaladas

En diciembre de 2012, Azalyea Durán, de ocho años, fue testigo del asesinato de su madre; su fortaleza ayudó a capturar al homicida, quien ahora cumple una condena de doble cadena perpetua

San Diego

Cuando tenía ocho años, Azalyea Durán fue testigo de cómo mataron a su madre. El asesino no quiso que hubiera ningún testigo del crimen y apuñaló a la niña en 27 ocasiones, dejándola al borde de la muerte.

Como si fuera un milagro de Navidad, el 25 de diciembre de 2012, Azalyea Durán, residente de San Diego, ganó una fuerte batalla, superó las cirugías y abrió los ojos a una segunda oportunidad de vida.

La niña reconoció al asesino de su madre, Antonia Durán. Se trataba de Daniel Hernández, de 28 años, un conocido de la familia.

"Su testimonio fue clave y hoy en día, el homicida cumple una condena de doble cadena perpetua", informó la Fiscalía.

La valentía de la niña hispana no pasó desapercibida por las autoridades de la Fiscalía del Condado de San Diego, que este miércoles le otorgó uno de los cinco premios "Ciudadanos de Valor", que cada año se entrega a miembros de la comunidad que, por sus acciones, son considerados héroes.

Con lágrimas, tras recordar en un video aquel trágico suceso, la menor recibió el reconocimiento ante una ovación de pie. Su abuelo, José Óscar Durán, señaló que fue difícil revivir las imágenes, aunque admira la entereza de su nieta.

"Fue muy emotivo esto que hicieron por ella; lo que hizo ese hombre fue muy feo, estaba loco. Debe estar en la cárcel de por vida...su mamá, mi hija, no merecía eso", expresó.

Marcos Sánchez, padrino de Azalyea, mencionó que la experiencia los dejó marcados, aunque poco a poco han podido salir adelante. Asimismo, indicó que la niña obtuvo el valor porque pedía justicia para su madre.

"Ella no quiso estar callada, quiso que la persona que mató a su mamá fuera a la cárcel y se hiciera justicia. Ella es una niña valiente que no se quiso echar para atrás", dijo.

Azalyea Durán ha recibido gran apoyo de la comunidad y de la misma Fiscalía. Un cirujano se ofreció a borrarle las cicatrices que tiene en distintas partes del cuerpo sin costo alguno, a lo que la niña se opuso, ya que dice que esas marcas le recuerdan a su madre, narró la fiscal en el caso, Tracy Prior.

A través de un video que fue expuesto en la ceremonia, la niña habló sobre cómo recuerda a su madre.

"Tengo mi collar con las cenizas de mi madre. Ella era especial, linda, divertida, bonita", dijo.

Jesse Navarro, vocero de la Fiscalía del Condado, expuso que el objetivo de este tipo de eventos y reconocimientos es exhortar a la comunidad a denunciar delitos y dar a conocer que existe una unidad especial para apoyar a víctimas de crímenes.

"Se les transporta, se les aconseja; hay ayuda médica, psicológica, económica, para que estos sobrevivientes puedan salir adelante y eventualmente dar testimonio en un tribunal para que se pueda hacer justicia, y que estos criminales paguen, ya que si no fuera por estas personas, se saldrían con la suya", aseguró.