Sin Chepo no hay Lerdo

Para celebrar 120 años de vida como empresa local de gran renombre, se realizarán en Lerdo diversas actividades que arrancarán con un concierto con la cantante Adriana López.

Lerdo, Durango

Pensar en su nieve es pensar en Lerdo. El equivalente a esta idea es que si no hay Nieve Chepo en sus hermosas plazas, la ciudad pierde un activo.

Su historia es todo un clásico pues huyendo del frío de Jerez, Zacatecas, don José Morales "Chepo" se instaló en la región pensando que ante las altas temporadas de calor, podría iniciar un negocio vendiendo nieve de garrafa.

Juan José Morales Martínez, actual propietario de la fábrica de elaboración de nieve, cuenta la historia de una empresa familiar con 120 años de trabajo.

Cuenta con 12 sabores en su menú que pueden incrementarse hasta 15, de acuerdo a la temporada de la fruta. Se manejan 6 sabores de crema y 6 de fruta. Pero el sabor clásico es el de vainilla.

Y al mismo tiempo explica que para festejar este aniversario se invita a la población a disfrutar de una tarde bohemia el 16 de abril a partir de las 18:30 horas en el monumento a La Madre, donde cantará Adriana López frente a la sucursal Chepo en el Parque Victoria.

"Estamos tratando de ver qué es lo que podemos hacer, por lo pronto tenemos nada más un evento para el próximo sábado con la cantante Adriana López que se presentará el sábado por la tarde, aquí enfrente del monumento a La Madre en el parque Victoria con acceso libre", dijo el líder de la familia.

Aunque la familia pretende sorprender a la población que incluso desde otros municipios se traslada a ciudad Lerdo para probar sólo un vasito de su nieve, el patriarca de esta familia piensa en hacer promociones sobre el costo del producto y otras actividades, pero la primera sorpresa arranca el sábado.

En torno a la historia familiar detalló que su abuelo se estableció en Lerdo y comenzó a vender nieve en un carrito manual usando una garrafa de aluminio a la que se le coloca hielo y sal y se mueve con constancia hasta que el dulce preparado se convierte en nieve.

"Era un trabajo rústico completamente. Vendía en un carrito de dos ruedas y lo empujaba él. Conforme pasó un tiempo y al ver que estaba teniendo éxito el producto, pidió a las autoridades que le dieran permiso de poner un tabaretito en el arroyo, en la calle Francisco I. Madero, le dan el permiso y se establece allí con una mesita, cuatro sillas y su carrito con una manta de sombra, nada más para las cuatro sillas que había”, comentó.

De una garrafa diaria que se producía de manera artesanal en 1896, la producción en el 2016, debido a que se tiene una planta de producción, alcanza 700 garrafas diarias que se distribuyen en 2 sucursales en Lerdo, 2 más en Gómez Palacio y 12 en Torreón.

Además se envía producto a Durango capital y a la ciudad de Parras de la Fuente, Coahuila.

Y así de uno o dos sabores, Nieve Chepo cuenta con 12 sabores en su menú que pueden incrementarse hasta 15, de acuerdo a la temporada de la fruta.

No obstante se manejan seis sabores de crema y seis de fruta entre los cuales destacan limón, fresa, cajeta y café. Pero el sabor clásico es el de vainilla.

La familia de Chepo, el abuelo, quien les dejó como herencia el amor a trabajo de calidad, apuntan que pensar en su nieve es pensar en Lerdo. Y si no hay nieve Chepo, no hay Lerdo.