Niegan presencia de la delincuencia organizada

Reconocen casos de "narcomenudeo" y presunción de secuestros; dicen que es necesaria la presencia de las fuerzas militares dada su cercanía a entidades con altos índices delictivos.

Pachuca

Los presidentes municipales de Tula y Tizayuca negaron que grupos de la delincuencia organizada operen en sus municipios; aunque reconocieron que hay casos de narcomenudeo y presunción de secuestros; además coinciden en que, por ser frontera con otras entidades con altos índices delictivos, es necesaria la presencia de la milicia para impedir el ingreso de miembros de organizaciones criminales.

El edil Jaime Allende González afirmó que en Tula no hay grupos criminales cuyo negocio sea la extorsión y la privación ilegal de la libertad. Descartó que en meses pasados, cuando la inseguridad incrementó en esa región y fue necesaria la intervención del Ejército, dos cárteles del narcotráfico tuvieran una disputa por el control de esa plaza, que conecta con el centro del país a través del Arco Norte.

“Lo descarto totalmente, en ningún momento se registró un enfrentamiento en nuestro municipio, afortunadamente (…) Tengo pleno conocimiento de que en Tula no operan cárteles”, insistió el munícipe, quien calificó los ataques simultáneos a  tiendas de conveniencia hace una semana como hechos aislados, “a cargo de personas que pretendían extorsionar”, y negó que éstos pertenecieran a Los Templarios.

“En estos momentos, por todas las investigaciones realizadas, descartamos que fueran ellos los responsables. Somos un municipio que colinda con el Estado de México, estamos muy cerca también con las comunidades de Michoacán, pero podemos afirmar que de ninguna manera se trató de éste u otro grupo del crimen organizado”.

En Tizayuca, ante el temor de que la violencia que se mantiene en Tierra Caliente, Michoacán, pueda causar un “efecto cucaracha”, el munícipe Juan Núñez Perea consideró necesaria la presencia de personal castrense, aunque asegura que ahí no han ingresado células del crimen organizado.

“A raíz de los hechos ocurridos ya el Ejército mexicano está haciendo presencia permanente, de manera coordinada con el estado y el municipio para hacer un blindaje por el fenómeno que ocurre en ese estado. Su presencia ha hecho que los grupos delictivos busquen acomodo en otras partes del país, pero Tizayuca, de ninguna manera, va a ser espacio para ellos”.

Según el priista, no registran casos de amenazas a miembros de la administración municipal ni al sector productivo. De extorsión, dijo que sólo hay intentos vía telefónica, pero los delincuentes no han concretado alguna.

Del delito de plagio comentó: “De manera oficial no lo hay, por ahí se comentan algunas cuestiones pero la verdad es que mientras no haya una denuncia como tal no podemos decir que exista”.

Aunque según los presidentes en ambos municipios no hay presencia de cárteles de la droga, sí se comercializan de manera clandestina estas sustancias.

“Sí hay narcomenudeo, es algo que nos lastima, nos duele, porque siempre las víctimas de esta práctica indebida son los menores de edad y sobre todo los que viven en condiciones vulnerables: los niños de las familias disfuncionales son presa fácil para estos narcomenudistas, situación que atendemos junto con la PGR y la Policía Ministerial”.

El edil de tula dijo que sí hay venta de droga, pero “es un tema que no nos corresponde a nosotros como municipio, tengo conocimiento que lo está atendiendo puntualmente la Procuraduría General de la República, en coordinación con la policía federal. El número de denuncias por este delito no lo conocemos”.

Indicaron que debe mantenerse una estricta presencia de fuerzas policiacas, tanto municipales, estatales y federales para evitar el ingreso del crimen organizado.

En Tula, aseveró, desde la llegada del Ejército en los primeros meses del año pasado, tras los feminicidios, disminuyó su actuar la delincuencia común.

Claves

Para recordar

- Una serie de ataques contra tiendas Oxxo se registró la noche del 19 de enero en los municipios de Tula y Tizayuca en Hidalgo, así como en Tecámac, Estado de México, con un saldo de tres heridos.

- En primera instancia, el Secretario de Seguridad Pública de la entidad, Alfredo Ahedo Mayorga, dijo que los ataques habrían sido ejecutados por miembros de la organización criminal Los Caballeros Templarios.

- Grupos armados asaltaron las tiendas y, en el caso de Tula, incluso la incendiaron y el fuego casi la consumió en su totalidad.

Estadísticas

Durante 2013, la extorsión fue uno de los delitos que más aumentó en Hidalgo, con 126 casos, cuando en todo el año anterior se registraron 57. El alza fue de 71.82 por ciento.

El mes en el que más personas fueron víctimas, a través de la intimidación o la violencia, de este delito fue junio, con 18 reportes; seguido de enero, con 16; septiembre, con 13; agosto y noviembre, con 11, y marzo, abril y octubre con 10 cada uno.

En febrero hubo 7, mayo 6, julio 9 y diciembre 5.

También el homicidio doloso tuvo mayores números:

En 2012 se iniciaron por este delito 83 averiguaciones previas, mientras que en 2013 la cifra subió a 124.

Dieciocho casos en enero, 9 en febrero, 6 en marzo, 14 en abril, 10 en mayo, 9 en junio, 14 en julio, 7 en agosto y septiembre, respectivamente, 15 en octubre, 9 en noviembre y 10 en diciembre. 

Estas cifras, proporcionadas por la PGJEH, corresponden a las denuncias presentadas ante ministerios públicos, sin poder cuantificar la denominada “cifra negra”: los delitos no denunciados.