Niegan empleados ser víctimas de coreanos

Ayuntamiento de Zapopan clausura a la empresa Yes Internacional por no contar con permiso municipal y por falta de medidas preventivas.
El grupo de trabajadores indicó que quien no cumplen con las condiciones de trabajo es el gobierno mexicano.
El grupo de trabajadores indicó que quien no cumplen con las condiciones de trabajo es el gobierno mexicano. (Nacho Reyes)

Guadalajara

Un grupo de trabajadores de Yes Internacional defendió a la empresa y negaron ser víctimas de explotación laboral luego de que el 5 de febrero pasado autoridades federales realizaran un operativo para rescatar a 129 personas, entre ellas seis menores quienes, según una denuncia anónima, eran explotadas laboralmente por la empresa textil de Corea del Sur.

Alrededor de 50 trabajadores señalaron que trabajan bajo condiciones extranjeras porque el gobierno mexicano no garantiza oportunidades laborales y acusaron a los agentes federales por supuesta violación a los derechos humanos durante el operativo del pasado miércoles.

La empresa asiática fue clausurada por la Dirección de Inspección y Reglamento de Zapopan tras no contar con el permiso municipal para operar como tal y carecer de medidas básicas que dicta Protección Civil, por lo que este grupo de empleados platicaron a MILENIO JALISCO que no se han contado todas las versiones en este caso de supuestos abusos físicos, sexuales y de explotación laboral en el que la autoridad federal señala a los propietarios de la empresa, cuatro sujetos de nacionalidad coreana, como responsables.

 “Es mentira que nos tenían como esclavos, yo llevo cinco años trabajando en la empresa y todos los días duermo en mi casa, vengo aquí porque me dan trabajo”, señaló Adriana Chávez, que se identificó como empleada del área de producción y que junto con al menos 50 trabajadores, en su mayoría mujeres, se manifestaron al ingreso de la fábrica exigiendo que se resuelva la situación legal de la misma para continuar laborando, pues señalaron que el ingreso familiar depende completamente del salario que obtienen en Yes International, al ser muchas de las empleadas madres solteras.

“Tenemos que trabajar bajo las condiciones que nos ofrecen los extranjeros porque nuestro gobierno no puede darnos trabajo”, señaló otra de las empleadas, frase que posteriormente plasmó en una cartulina, para acusar que las autoridades que acudieron a realizar el operativo donde detuvieron a los coreanos Sangwon Ryu y Young Ho Lee, violaron sus derechos. “Llegaron corriendo, con pistolas apuntando para todos lados, no traían una orden ni nada”, señaló otra de las manifestantes, además de que según lo explican, “nos pidieron los celulares y les revisaron todo, las llamadas y mensajes y hasta las fotos, esas son cosas privadas”.

De acuerdo a lo que mencionaron las inconformes, la jornada laboral de la empresa iniciaba a las 06:00 horas y concluía a las 14:00 horas, cualquiera que se quisiera quedar a trabajar fuera de ese horario recibía un pago por el concepto de “horas extra”, además contaban con vacaciones pagadas, aguinaldo y seguro social, incluso algunas de las trabajadoras mostraron sus tarjetas que las identifican como derechohabiente del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Los empleados defienden que la situación dentro de la empresa está ajena de abusos o explotación, aunque aseguran que sí había acercamiento por parte de algunas empleadas hacia los propietarios. “Sí pasaba que ellas les hacían masaje o se les sentaban en las piernas, pero eran ellas las que lo hacían, nadie las obligaba, si nos hubieran secuestrado ¿crees que estaríamos aquí?, lo que queremos es trabajar”, concluyó una de las manifestantes, que junto a sus compañeras, espera una respuesta por parte de la autoridad. 

CEDHJ interviene a favor de los trabajadores

La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) intervino a favor de los 129 trabajadores que presuntamente eran explotados laboralmente en una fábrica de calcetines operada por personas de nacionalidad coreana.

El director de Quejas, Orientación y Seguimiento de la CEDHJ, Luis Arturo Jiménez, confirmó que personal del organismo defensor estuvo presente durante el operativo que encabezó el Instituto Nacional de Migración (INM) y la Fiscalía General el jueves pasado, y abrió un acta de investigación (12/2015/IV) a fin de indagar posibles violaciones de derechos humanos y garantizar a los afectados el apoyo de parte de la autoridades locales.

En entrevista, el directivo detalló que se otorgó contención psicológica a tres de las trabajadoras afectadas, y tomaron testimonios de los hechos que sucedían al interior del lugar, ubicado en la avenida Mariano Otero en el municipio de Zapopan.

Jiménez enumeró que las trabajadoras se quejaron de maltrato, amenazas, obligación de cubrir horas extras que no les eran pagadas y de sólo tener quince minutos para sus comidas, lapso que debían reponer al final de la jornada. También señalaron hostigamiento sexual por parte de los presuntos dueños y las condiciones de riesgo de las instalaciones, donde se alcanzaban altas temperaturas por tratarse de techos con láminas.

(Maricarmen Rello/Guadalajara)