Niega tesorero de UANL anomalías en el Fondo de Pensiones

Jaime René Quintanilla asegura que “es un error y chismes urbanos", pues son revisados por la Auditoría Superior de la Federación. 

Monterrey

El tesorero de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Jaime René Quintanilla, negó que existan irregularidades dentro del Fondo de Pensiones de la institución, a pesar de que más de 800 retirados del plantel escolar demandan transparencia y rendición de cuentas debido las anomalías presentadas en dicho fondo.

"Es un error, son chismes urbanos", respondió Quintanilla al ser cuestionado sobre el tema. "Si tienen dudas, que lo hagan con transparencia, que se pida la información a transparencia, pero no hay nada. A nosotros nos revisa la Auditoría Superior de la Federación".

Sin embargo, admitió no estar enterado de la situación ya que no acostumbra leer el periódico.

El pasado sábado 14 de junio Milenio Monterrey publicó que al menos 800 retirados de la UANL habían demandado rendición de cuentas de los recursos que aportan al Fondo de Pensiones.

Esto después de que el representante legal de los jubilados, Víctor Zavala Rivera, presentara una demanda laboral y promoviera un conflicto jurídico contra la universidad y el comité técnico que administra dicho fondo.

En la demanda se expone al tesorero de la Universidad como responsable por la falta de rendición de cuentas del fondo, Quintanilla negó saber o estar enterado de la situación y la tachó de "chismes urbanos".

Por su parte, otro de los demandados fue Óscar de la Garza, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Universidad, quien se negó a hablar sobre la situación y a través de su departamento de prensa dejó en claro que ya había dicho todo lo que tenía que decir sobre el tema en una entrevista otorgada a Milenio Monterrey la semana pasada.

"Estudios actuariales para ver cómo se maneja y hecho por financieras, han mostrado que el Fondo de Pensiones de la Universidad Autónoma de Nuevo León es perenne y está consolidado hasta el año 2034.

"Si seguimos aportando jubilados y trabajadores de nuevo ingreso, el fondo de nosotros es perenne", manifestó Óscar de la Garza Castro en esa entrevista.

Sin embargo, los jubilados demandantes solicitan que se les explique dónde está una partida de más de 414 millones de pesos, además de que se expongan los movimientos financieros realizados entre el 2008 y 2013.

También exigen detalles de por qué la Universidad ha declarado en los últimos meses que no cuentan con recursos suficientes para realizar los pagos en general de la UANL.

Por su parte, los departamentos de Prensa y Transparencia de la UANL se negaron a declarar sobre el tema, a pesar de que existe otra demanda laboral ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de Nuevo León, que destaca que a los jubilados se les descuenta un porcentaje más alto de lo establecido tanto por el IMSS como por la Ley Federal de Trabajo.

Sin embargo, De la Garza fue citado diciendo que: "a nivel nacional, nuestro sindicato está siendo algo ejemplar, porque además de nuestro fondo de jubilaciones, tenemos nuestra prestación médica en donde no aportamos nada.

"Otras universidades nos solicitan asesoría, la Universidad de Sinaloa tomó la asesoría nuestra y va por el mismo camino de nosotros", mencionó.