Niega municipio agresiones a comerciantes

El ayuntamiento de Monterrey aseguró a través de un comunicado que el operativo sí se realizó, pero en ningún momento los policías o inspectores cometieron abusos o golpearon gente.

Monterrey

Tras la denuncia que hiciera un grupo de comerciantes sobre presuntos abusos de inspectores, el municipio de Monterrey emitió un comunicado desmintiendo este tipo de acciones.

La dirección de Comunicación Social del Ayuntamiento Regiomontano confirmó que este domingo 19 de julio de este año se llevó a cabo un operativo de rutina en el primer cuadro de la ciudad, pero descartó acciones violentas.

Informa que participaron en estas acciones dos supervisores y 7 inspectores, quienes realizaron un recorrido por las calles de Morelos y Padre Mier, así como las avenidas Juárez, Cuauhtémoc y Pino Suárez.

"Dicho operativo se desarrolló sin ningún problema, procediendo a retener mercancías de aquellos comerciantes que no cuentan con el permiso correspondiente, sin embargo, en el cruce de las Calles de Juárez y Matamoros, se les solicitó a los comerciantes instalados que mostraran el permiso para instalarse en dicho punto, siendo atendidos por una persona que respondió al nombre de Antonia González, quien al inicio de la diligencia se mostró evasiva a proporcionar datos, y una vez que se le informo que se elaboraría el acta de levantamiento de enseres por la falta de permiso para operar en la vía pública, comenzó a insultar sin motivo alguno a los inspectores y a obstaculizar la retención de bienes".

Sin embargo, el domingo, un par de mujeres de nombre María del Rosario Castillo y Antonia González denunciaron abusos físicos por parte de inspectores y señalaron que fueron maltratadas durante el operativo, cuando las retiraron de las calles.

Ellas señalan un número mayor de personas que participaron en el operativo, incluidos policías. Además de que mostraron recibos de pago por el permiso para operar.

Desde temprana hora del lunes, se solicitó por medio de la Jefatura de Prensa información en torno a esta denuncia y posterior a las 17 horas se recibió la comunicación oficial.

En ella reconocen el operativo, pero insisten en que no se dio ningún acto de violencia en contra de los comerciantes. Además tampoco señala si se hicieron detenciones y decomisos.

"En ningún momento los inspectores, así como los policías que los acompañaban, agredieron ni física ni verbalmente a la comerciante en mención. Cabe señalar que es poco común que se den este tipo de problemáticas en campo", aseguran.