Nepotismo "gobierna" en la nómina de Salinas Victoria

El alcalde Heliodoro Treviño Gutiérrez tiene una nómina repleta de compromisos familiares y políticos.
El contraste, la colonia Emiliano Zapata en Salinas Victoria muestra el abandono de las autoridades.
El contraste, la colonia Emiliano Zapata en Salinas Victoria muestra el abandono de las autoridades. (Archivo)

Salinas Victoria

Salinas Victoria, municipio ubicado a 40 kilómetros de Monterrey, vive las dos caras de la moneda.

 Por un lado, la bonanza de un macro proyecto como el Interpuerto Monterrey, que involucra miles de empleos y una derrama económica considerable para dicha región y sus habitantes. Por la otra, la opacidad de una administración que se resiste a la transparencia y donde el nepotismo es recurrente.

 El alcalde Heliodoro Treviño Gutiérrez, que cumple su segundo mandato al frente de la ciudad, tiene una nómina repleta de compromisos familiares y políticos.

 Información en poder de Milenio Monterrey da cuenta que el director de Desarrollo Social de Salinas Victoria, Abel Flores Reyes, es sobrino del edil emanado del PRI, en tanto que el regidor Fernando Treviño, es su cuñado.

 En la lista también figuran el director de Obras Públicas, Carlos Ignacio Gutiérrez y el director de Servicios Públicos, Alejandro Caballero Gutiérrez, ambos primos del alcalde.

 La red también incluye componendas políticas, como la designación de la ex alcaldesa Rebeca Lozano como coordinadora del gabinete municipal y su hija Fabiola Lozano, que ocupa un cargo de regidora.

Los sueldos de estos personajes son un misterio. La página del municipio no está en servicio y, lo que es peor, ni siquiera muestra leyenda alguna de que se encuentre en proceso de reparación.

 La página oficial del Gobierno estatal envía a los cibernautas al site de Salinas Victoria, sólo para toparse con la realidad de que no se encuentra disponible.

 Desde la campaña, Heliodoro Treviño dio muestra de la polémica que lo acompaña en su paso como servidor público. Su nominación por el PRI como candidato a la alcaldía desató la furia de los militantes en Salinas Victoria, al grado que el cetemista Ismael de la Garza Miranda abandonó al partido y se registró como contendiente bajo las siglas del PAN.

 Treviño ganó con apenas el 38 por ciento de los votos, superando por muy poco a su ex compañero de partido, en una elección que se denunció estuvo plagada de irregularidades.

 En su primera incursión como alcalde, del 2006 al 2009, Helidoro Treviño acumuló en sus cuentas públicas anomalías por 12.9 millones de pesos de acuerdo a un reporte de la Auditoria Superior del Estado. Según el análisis del órgano fiscalizador, no se localizaron comprobantes de gastos se realizaron obras sin justificar, además de otorgarse algunos contratos de forma directa sin el soporte legal correspondiente.

 Hoy Salinas Victoria se encuentra bajo un proceso de modernización con el proyecto del Interpuerto, que incluye la modernización de la carretera a Colombia y la construcción de pasos a desnivel, al tiempo que su administración mantiene viejas prácticas de gobernar.