Negocios se alistan con el "pan de muerto"

La pieza cubierta de azúcar tiene su origen en la época de la Conquista.
Hay de diferentes tamaños.
Hay de diferentes tamaños. (Archivo)

Monterrey

El tradicional pan de muerto está cubierto de azúcar, pero envuelto en leyendas sobre su origen.

Cada año previo a la llegada del 2 de noviembre, cuando se celebra el Día de Muertos, los mexicanos buscan el aroma y sabor característico de este producto.

El pan de muerto tiene su origen en la época de la conquista y se deriva de rituales prehispánicos.

Durante la llegada de los españoles, estos se horrorizaron de la ofrenda en sacrificio de una princesa a los dioses, por lo que sustituyeron el acto por un pan, en forma de corazón.

En la parte superior de las piezas de pan aparece una bolita que asemeja el cráneo del difunto, mientras que las cuatro figuras a lo largo, hacen referencia a las extremidades.

“Los ingredientes son harina, levadura, mantequilla, esencia de naranja, cáscara de naranja y el huevo”, explicó José Cruz Hernández, panadero local.

“Claro que sí, me gusta el sabor y sobre todo que no se hace todos los días, es un temporada al año, aunque los clientes preguntan por él durante todo el año”, señala.

La celebración y el culto a la muerte está íntimamente ligado a las raíces del pueblo mexicano, tanto así que el día de muertos, se trata de una fiesta en la que la comida tiene un papel fundamental.

El tradicional pan se ofrece en distintos tamaños y precios; el más grande se consigue hasta en 40 pesos.