Negocian ejidatarios con Cespe extracción de agua

La opción más viable para solucionar el problema de abasto es la explotación de dos pozos en el Cañón de Doña Petra, pero están en propiedad privada
Agua sucia Ensenada
(Lorena Lamas)

Tijuana

La Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (Cespe) pretende resolver el problema del agua en la ciudad a través de la explotación de dos pozos de agua en la zona del Cañón de Doña Petra, donde los propietarios de las tierras condicionan la extracción.

Hace unos días, el gobernador Francisco Vega de Lamadrid se comprometió con la comunidad de Ensenada a dar resultados en materia de abastecimiento de agua en un plazo no mayor a dos meses, y ésta, dijo, es la opción más viable además de la construcción de la desaladora que comenzará a operar en el 2016.

El director de la paraestatal, Arturo Alvarado González, indicó que la mayoría de los dueños de las parcelas están de acuerdo en firmar un contrato, mientras que otros exigen más beneficios por parte del gobierno estatal y federal. Y aunque aclaró que están en su derecho, el gobierno está limitado.

De entrada, la Cespe proveerá a los ejidatarios del servicio de energía eléctrica, agua en cuatro parcelas que miden alrededor de 20 hectáreas cada una, repondrá un pozo de agua en el poblado El Junco, les facilitarán apoyos de programas productivos y les regalarán agua para uso doméstico.

Sin embargo, el funcionario no dudó que el Congreso del estado recurra a la expropiación de tierras en caso de no firmar un acuerdo con los integrantes del Ejido Ley y Reforma Agraria, a quienes llamó afectados.

"Ya hay acuerdos de asamblea donde están aceptando la propuesta que les estamos haciendo, por lo cual tenemos que formalizar este convenio y suponiendo que alguna otra razón se complicara, pues hay otras opciones: tenemos un plan B y un plan C, inclusive porque al final de cuentas está la expropiación pero...no creo que vaya a ser necesario porque hay buena disposición de quienes son los directamente afectados en la zona", confió el director.

Serán seis las constructoras que comenzarán a trabajar en la zona donde se pretenden invertir 19 millones de pesos, sin incluir los beneficios que recibirán a cambio los dueños de las parcelas.

Se calcula que de dichos pozos, ubicados en la zona noreste de Ensenada, en el Cañón de Doña Petra y cuya extensión termina en El Junco sobre la carretera libre Ensenada-Tijuana, extraerán 120 litros por segundo, con lo que solucionarán el problema de tandeos en este verano.