Denuncian tardía atención y amenazas en Hospital General

Con 6 meses y medio de gestación y riesgo de parto prematuro, Alejandra Ruelas tuvo que esperar casi 12 horas para ser atendida, según relató su marido, José Luis Alvarado.
Con la presencia de las cámaras, todo el personal desapareció de la vista.
Con la presencia de las cámaras, todo el personal desapareció de la vista. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Desde las dos de la mañana del jueves, José Luis Alvarado llevó a su esposa al Hospital General de Torreón. La señora Alejandra Ruelas tiene 6 meses y medio de gestación y se le rompió la fuente.

José Luis Alvarado dijo que el mismo gestor lo amenazó, bajo argumentos de que el taxista estaba en estado de ebriedad.

"Pedí hablar con el gestor Rubén Acosta, del Seguro Popular. Soy chofer de taxi. Ella llegó con problemas de parto prematuro. Y hasta ahorita que les dije que iba a hablar con medios de comunicación me dieron razón de ella", dijo el padre de familia, ya a las 18:00 horas del viernes.

No le decían por que no la atendían, pero si que tenía que trasladarla a otra institución médica, en este caso el Hospital Universitario bajo sus propios costos y por su cuenta y riesgo.

"¿Qué es lo que dice el gobernador de esto? Uno no tiene recursos y el gestor dijo que no la podían atender porque el bebé es prematuro. Cuando vine con ustedes me avisaron que ya tenían la incubadora", dijo.

En la sala de recepción del Hospital General había movimiento como siempre. Pero a diferencia de otras ocasiones, el personal de seguridad decidió cerrar las puertas. Incluso se oía que ponían "trancas".

Así mismo, el personal de cajas y cualquier otro trabajador desaparecieron de la vista. Hasta los consultorios de consulta externa cerraron, por lo que no se pudo hablar con el doctor Rubén Acosta.

Otra señora, de nombre Consuelo, aprovechó para quejarse también por que su sobrina de 14 años, a quien le realizarían un legrado con cinco meses de gestación, no la habían atendido.

"Tiene desde el medio día de este viernes, me han dicho que me espere y que me espere, que a lo mejor para este viernes en la tarde se lo hacen. Si va a tener esperanzas de vivir la criatura que nos digan".

Se intentó entablar entrevista telefónica con el doctor César del Bosque, Jefe de la Jurisdicción Sanitaria número 2, pero no hubo respuesta.

Aseguró que al de quirófano no le habían dicho nada sobre su sobrina, de nombre Ángeles. A la tía de la jovencita la traían a vueltas para arriba y para abajo y nada.

José Luis Alvarado se quedó en el Hospital, temiendo por la vida de su hijo, pero afirmó que si pasaba algo malo, volvería a acercarse con la prensa para hacer del conocimiento el caso de su familia.