Necesario evaluar eficacia de programas sociales: EGC

El economista Eduardo Garduño Campa considera que tras 30 años bajo esta política el país sigue sumido en la pobreza y las condiciones así como calidad de vida de muchos mexicanos no mejora.
Algunos llegan desfasados.
Algunos llegan desfasados. (Especial)

Toluca

Además de hacer públicos los padrones completos de los beneficiarios de cada uno de los programas sociales que operan en el Estado de México, es necesario evaluar su eficacia porque México lleva 30 años bajo esta política y las condiciones y calidad de vida de la mayoría de los mexicanos no mejora; siguen sumidos en la pobreza, consideró el economista Eduardo Garduño Campa.

Aunque existen padrones, no están muy visibles ni accesibles para que cualquiera pueda consultarlos y hacer cruce de datos con el fin de garantizar el respeto a las reglas de operación y los recursos públicos no sean usados con fines "clientelares".

El investigador de la Universidad Autónoma del Estado de México sostuvo que el grave problema de los programas sociales no son sus reglas de operación sino la corrupción que existe, donde "jinetean el dinero" y no siempre llega a quienes realmente lo necesitan o cumplen el perfil enmarcado en las normas.

Al final, sostuvo, son acciones electoreras.

“He sostenido que la mejor forma de que las políticas públicas, sobre todo las encaminadas a mejorar el sistema de salud, el sistema de becas, todas las que tienen como fin el apoyo a la sociedad, deben ser evaluadas y se les debe dar seguimiento de manera continua. Ver qué tanto esa comunidad mejoró la calidad de vida que es el fin de los programas sociales", apuntó.

Desgraciadamente, acotó Garduño Campa, no hay ni un seguimiento ni evaluación y eso nos lleva a que los programas sociales sean meramente electoreros, donde la corrupción en el manejo es el principal problema.

De qué sirve, cuestionó el académico, entregar casi un millón y medio de becas si los beneficiarios las reciben tres o cinco meses después y no cuando realmente la necesitan para pagar su colegiatura, comprar materiales o uniformes. Al final sirve, pero pierde su utilidad.

Más que reglas, subrayó el entrevistado, se necesita el concurso de las organizaciones civiles para que evalúen los programas sociales porque desde el presidente Carlos Salinas de Gortari existen varios y no hay resultados tangibles en el combate a la pobreza y en el nivel de vida de los habitantes del Estado de México.

En la entidad operan este año 12 programas sociales a los cuales les asignaron 3 mil 916.5 millones de pesos.

En la lista están los de Seguridad Alimentaria, Por mi Comunidad, Por una Infancia en Grande, 4X1 para Migrantes, Mujeres que Logran en Grande, Futuro en Grande, Gente Grande, Adultos en Grande, Jóvenes que Logran en Grande, Apadrina a un Niño Indígena, Ramo 20 y el Programa de Infraestructura Indígena.

KVS