Narra papá de Roberto el viacrucis del menor

El padre de Roberto se mostró agradecido ya que su hijo se encuentra bien después de haber recibido una golpiza por parte de algunos de sus compañeros de la secundaria donde estudiaba.
Roberto, poco antes de abandonar el hospital ya recuperado.
Roberto, poco antes de abandonar el hospital ya recuperado. (Especial)

León, GTO.

Santiago Hernández, padre de Roberto, el niño que sufrió una agresión a golpes por parte de siete de sus compañeros en la secundaria en la estudiaba, aseguró que desde que nació, su niño siempre fue inocente.

Santiago narró cómo fue el crecimiento de Roberto y cómo vivieron los angustiosos momentos mientras estuvo internado en el hospital luego de la golpiza.

"Este es mi hijo, recuerdo bien el día que nació un domingo 17 de septiembre del 2000. Fue uno de los días más hermoso de mi vida, ya que por primera vez me convertía en padre. Recuerdo que iba creciendo, lo presumía con mis amigos del trabajo y del futbol.

"La verdad ¿quién no va a presumir a su hijo?, yo en mi caso sí ya que mi hijo Roberto es algo que le agradezco a Dios."

"Cuando tenía 3 años le gustaba la caricatura de los Súper Campeones y se creía Oliver Atom."

'Robert' era tan inocente desde chico, que hoy no me explico por qué pasó todo esto. Una sola idea tengo al respecto: Dios no se equivoca en las cosas que nos pasan."

Recuerdo que a 'Robert' le gustaba mucho la escuela y el día que lo llevamos al kínder por primera vez se puso a llorar, pero no por no querer entrar, su llanto era porque no quería que su padre se fuera. ¡Qué bellos recuerdos!.

"Lamentablemente después de tanta felicidad vinieron los momentos difíciles, cuando su madre y yo tuvimos que separarnos.

"Recuerdo que cada que me miraba tomando cerveza, lloraba mucho, ese fue el primer sufrimiento de mi hijo y tampoco se me olvida.

El segundo y que tampoco olvidaré, es de lo que aún adolece y que es difícil de asimilar, pero sé ahora que Dios me tiene a mí y a mi 'Robert' por un objetivo especial.

"El de 'Robert' más, ya que es una historia que podemos transmitirle a la gente para que a nadie le pase. Roberto, el niño que fue golpeado en la secundaria por siete alumnos.

ESPERANZA Y VIDA

"La fe que tengo en Dios es lo que ha hecho que mi hijo esté con vida, recuerdo el día que entró al quirófano, las palabras que me dijo: 'Apá, pídele a Dios por mí".

Y la respuesta fue: Sí hijo, pero pídale usted también de todo corazón, que al cabo ya sabe cómo.

"Cuatro horas después, el niño sale del quirófano. Los médicos lo entuban para que su recuperación fuera más rápida y no se presentara ninguna complicación.

"Pasadas las 7:00 de la noche fue la visita. Me cubrieron con una bata, un cubre bocas, un lavado de manos y piensas: ¿Qué onda? ¿Qué pasó con mi hijo?.

"Pasé a la cama 6 y vi un niñote con 18 aparatos conectados y me preguntaba: ¿Qué pasó aquí? Pero vi su rostro y dije a Dios con un nudo en la garganta: Hágase tu voluntad y no la mía.

"Y así pasaron los días. Sábado, domingo, lunes, martes, y su evolución cada día era mejor, cada que avanzaban las horas eran mejores las noticias.

"Pero el miércoles 30 de octubre no se me va a olvidar, recuerdo que llegue al Seguro tarde y que ya había pasado la hora de visita y pensé: Hoy no pude ver a mi hijo.

"El pediatra me permitió entrar vi a mi hijo desconectado y sentí una gran emoción que con lágrimas en los ojos le dije a mi Dios: Gracias por devolverme a mi hijo.

"Cuando salimos del Seguro, 'Robert', con lágrimas en los ojos y con los brazos levantados, le dijo: Gracias por todo.

"Mi madre veía a mi hijo y no se explicaba por qué motivo pudo haber sido golpeado y yo le decía: Tranquila madre, 'Robert' se va a recuperar, tenlo por seguro, mi Dios nunca se equivoca.

"Y así terminar con esta pesadilla, pero demostrando el gran poder que tiene Dios.

"Han pasado once días y 'Robert' cada día que pasa se ha ido recuperando más y más. Y sí, todo gracias a Dios".