Nace Observatorio del Agua; busca cambios drásticos

El gobernador tomará hoy protesta de los observadores, quienes tienen facultades para una reforma integral.

Guadalajara

Entre un estira y afloja hasta la última hora para determinar la nómina de 20 organizaciones que lo integran, el Observatorio Ciudadano para la Gestión Integral del Agua en Jalisco asumirá esta tarde, en un acto que presidirá el gobernador del estado, Aristóteles Sandoval Díaz.

Se trata de un organismo con posibilidades mayores a los consejos consultivos ciudadanos que lo han precedido, y sólo equiparable al de Movilidad que ya opera en el estado, pues sus determinaciones serán “vinculantes”, de acuerdo a las bases para la integración del observatorio que se prevé hoy publique el periódico oficial El estado de Jalisco, de las cuales obtuvo una copia MILENIO JALISCO.

Bajo la presidencia del Consejo Regional de Desarrollo Sustentable, que encabeza Juan Guillermo Márquez Gutiérrez y con la inclusión de dos organizaciones internacionales críticas de las políticas de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y claramente vinculadas al tema de la “gestión integral del agua”: la Fundación Nueva Cultura del Agua, presidida por el premio Goldman 2003, Pedro Arrojo Agudo, y el área de geohidrología de la Universidad Complutense de Madrid, España.

El observatorio tiene como desafío que sus planteamientos sean realmente vinculantes. Y frente a la Conagua, organización que tiene un distinto modelo de afrontar los problemas del recurso, las dificultades se asoman como el principal obstáculo para llevarlo a la práctica: el papel de la Conagua como autoridad en la materia se da en casi todas las aguas subterráneas y superficiales que existen en el estado.

El artículo 2 del instrumento queda del siguiente modo: “Las opiniones, dictámenes, propuestas, criterios y recomendaciones colegiadas emitidas o suscritas por el Observatorio Ciudadano, serán de carácter público, vinculantes, y de obligada consideración y razonamiento para cualquier órgano público del estado de Jalisco y de la federación para su propia toma de decisiones”.

Agrega: “Estos deberán atender dichas determinaciones y aplicarlas cuando sea de su competencia o inclusive cuando impacte de manera concurrente en su toma de decisiones o su ejercicio. Sólo podrán excusarse cuando exista imposibilidad para implementarlas, determinación que se deberá fundar y motivar por escrito, y hacerla pública. En su caso deberán establecer las medidas que se tomarán para crear las condiciones necesarias en el cumplimiento de las recomendaciones”.

Y el artículo 3 desgrana las facultades del observatorio: generar indicadores de sustentabilidad, condición ambiental y gestión integral del agua; solicitar información de otras entidades cuya opinión sea importante conocer en los problemas abordados, promover espacios de discusión y colaboración con entes públicos, sociales y privados; generar propuestas sobre “principios de actuación, estándares de calidad, desarrollo regional, indicadores de gestión, criterios técnicos y metodologías para la gestión de los recursos hídricos en Jalisco”; proponer a las autoridades locales y estatales estrategias para la gestión integral del agua, y aportar en los planes y programas de la materia.

El terreno de actuación también irá hacia las obras privadas o sociales, el impacto ambiental de las obras o actividades económicas y los nuevos asentamientos humanos. De este órgano ciudadano saldrán propuestas de modificación o ajustes al marco legal, y se señalarán los incumplimientos de los actores del sector agua.

El considerando V resume en buena medida la novedad radical que entraña este observatorio: “Que atendiendo al carácter colectivo y social de los recursos hídricos, la naturaleza difusa de sus beneficios y la potencial carga de su preservación y protección por su poseedor, propietario o administrador, las decisiones de gestión integral sobre estos [recursos] deben obedecer a principios de de actuación, entre otros: el de mejor y mayor beneficio colectivo y no mayoritario”, además de “precautorio, de equidad intergeneracional e intrageneracional, de subsidiariedad, de máxima divulgación, acceso a la información y de participación en la toma de decisiones”.

No es menor lo planteado, y aunque hay dudas entre muchos de los que se han sumado respecto a que el poder político y burocrático esté dispuesto a dejarse criticar y democratizar sus decisiones, han decidido concederle el beneficio de la duda. La cita es hoy a las 18.00 horas.

Claves

Integrantes

- El observatorio será presidido por la asociación civil Conredes (Consejo Regional para el Desarrollo Sustentable) y tendrá dos secretarías: la técnica y científica, bajo la responsabilidad de la Universidad de Guadalajara, y la social, bajo tutela Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO)

- Los 18 miembros locales: la UdeG, el ITESO, la Universidad del Valle de Atemajac (Univa), la diócesis católica de San Juan de los Lagos, Conredes, la Fundación Cuenca Lerma Lago de Chapala-Santiago, el Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco, la Cámara Nacional de Comercio de Guadalajara, el Consejo Económico y Social de Jalisco, el Consejo Técnico Ciudadano, el Centro Empresarial de Jalisco, el Foro ganadero de Jalisco; los silvicultores, los avicultores y los porcicultores de Los Altos; el Instituto de Astronomía y Meteorología (IAM) de la UdeG, el Instituto de Limnología del Centro Universitario de Ciencias Biológico Agropecuarias de la misma casa de estudios, y el Parlamento de Colonias de la zona metropolitana de Guadalajara

- Además, dos observadores internacionales: el área geohidrológica de la Universidad Complutense de Madrid y la Fundación Nueva Cultura del Agua de Zaragoza, España