“Municipios rurales tienen limitaciones”

Gerardo Guajardo Cantú, catedrático de la EGAP.

Monterrey

La actual Ley de Contabilidad Gubernamental (LCG) no plantea incentivos económicos para que los municipios rurales puedan adoptar los criterios de armonización contable, aunque el Consejo Nacional de Armonización Contable (Conac) ha pugnado porque existan recursos financieros a estos municipios, dijo Gerardo Guajardo Cantú, catedrático del EGAP del Tecnológico de Monterrey y especialista en finanzas públicas.

Cuando se emitió la llamada LCG simplemente se dieron las especificaciones y se establecieron los plazos respectivos.

Recordó que en algún momento se dijo que se iba a apoyar, pero ese apoyo dependía mucho de la capacidad administrativa de los muchos de estos municipios.

En la práctica lo que ha sucedido es que municipios rurales se han rezagado en el proceso de implementación.

Y señaló como utópico pensar que en los municipios rurales existe la capacidad administrativa y el conocimiento para implementar la armonización contable. “Sabemos que los municipios rurales tienen muchas limitaciones, por lo mismo aparte de los recursos financieros que se les puedan brindar para comprar equipo computacional, y adquirir equipos contables, definir políticas y procedimientos de registros para valorar sus pocos activos que tengan y que pueden ser como equipo de transporte, bienes raíces, para todo eso más que dinero y computadoras y sistemas requieren de un soporte de especialistas pero con una solución estandarizada algo muy sencillo que el propio personal de los municipios pueda operar”.

Para esos municipios rurales que estén rezagados, el catedrático recomendó un mayor apoyo financiero y técnico.

“El modelo de reporte financiero que contempla la Ley de Contabilidad Gubernamental deben de ser aplicable para todos los municipios, sin duda los municipios rurales del país requieren de una mayor guía y apoyo financiero y también necesitan de soluciones estandarizadas para que solo se implementen en esos municipios”.

Guajardo Cantú comentó que son los estados los que tienen la obligación de informar sobre el avance en el establecimiento del nuevo modelo de contabilidad gubernamental.

Pero aclaró que independientemente de que todos los municipios por pequeños que sean, por limitados administrativamente deben implementar en forma sencilla y práctica los lineamientos de contabilidad gubernamental, esto es básico para poder avanzar al siguiente nivel.

“Acordémonos que es una ley general que aplica a los tres órdenes de gobierno a los tres poderes públicos y órganos autónomos a la administración pública centralizada y la administración paraestatal es una obligación de que todas las entidades gubernamentales utilicen estos lineamientos”, añadió.

Consideró que la implementación de la Ley de Contabilidad Gubernamental (LCG) en los gobiernos estatales y municipales, así como órganos autónomos públicos es la base para poder alcanzar un óptimo nivel en rendición de cuentas, pero para llegar habrá que recorrer un largo camino.

“Lo importante es que se pueda completar primeramente la implementación del nuevo modelo de contabilidad gubernamental en los estados, municipios y entidades del gobierno de todo el país, y de ahí enfocar después esfuerzos para estandarizar la presentación de la información financiera en los portales de internet y un tercer aspecto sería traducir esa información técnica a un lenguaje sencillo que pueda entender el ciudadano común”, consideró el especialista.

“Creo que esa es una gran área de oportunidad. Primero hay que terminar el ciclo de implementación el modelo de contabilidad gubernamental y el paso natural sería ahora estandarizar la presentación y facilitar el acceso al ciudadano común corriente. Y la parte técnica de la información deberá traducirse en un lenguaje sencillo para que los ciudadanos lo puedan entender”, enfatizó Guajardo Cantú.