Municipios apoyan pero no es “correcto” dejarles todo: Flores

Para edificar nuevos templos, parroquias o capillas, los sacerdotes responsables recurren siempre a los fieles que se organizan y cooperan

Ecatepec

El vicario de la diócesis de Ecatepec, Blas Flores Montes informó que para realizar trabajos de restauración en las parroquias se necesitan muchos recursos, por lo que en muchas ocasiones los trabajos se van realizando lentamente y como vayan recibiendo el apoyo de los feligreses.

Señaló que para edificar nuevos templos, parroquias o capillas, los sacerdotes responsables recurren siempre a los fieles que se organizan y cooperan para preparar alimentos como tamales, atole, elotes, tacos de guisado, cocteles de fruta, postres, frituras, etcétera, que se venden en las kermeses que se hacen, y de lo que se obtiene se canaliza a la edificación.

Dio a conocer que actualmente algunos gobiernos municipales y el propio gobierno estatal los apoyan con materiales y mano de obra para la construcción de nuevas capillas y parroquias, "cuando les pedimos nos ayudan generosamente" pero advirtió que no sería correcto aceptar que ellos paguen todo.

"Es mejor que los fieles de cada comunidad cooperen y sientan suya esa obra material que se hace para su servicio espiritual", subrayó.

El vicario general destacó que los trabajos más caros son los de restauración de algunos templos que son muy antiguos y cuyas construcciones datan del siglo pasado, pues la labor que efectúa un restaurador no es sencilla y por tanto lo que cobran no es barato.

Precisó que las labores se van haciendo poco a poco y no se recibe ni un solo quinto de nadie, únicamente lo que los feligreses van aportando de acuerdo a sus posibilidades.

El vicario de la diócesis de Ecatepec apuntó que entre las parroquias más antiguas se encuentran San Cristóbal, Santa María Chiconautla, San Pedro Xalostoc, San Juan Bautista en Ixhuatepec, entre otras.

Flores Montes hizo la invitación a todos los fieles católicos a apoyar a los párrocos de sus comunidades cuando sepan que se tiene la necesidad de hacer arreglos y sean capaces de sentir como suyo el templo que siempre está dedicado a la veneración de algún santo.