Multas por ruido son de hasta $1.4 millones

El director de Ecología, Carlos Paniagua asegura que todos los comercios cumplen lo dispuesto en los ordenamientos respectivos.
Tampico tiene solo un inspector de ruido para toda la ciudad.
Tampico tiene solo un inspector de ruido para toda la ciudad. (Yazmín Sánchez)

Tampico

En caso de reincidencia, las multas por sobrepasar los 68 decibeles que marca la Norma Oficial Mexicana (NOM) 081 de la Semarnat, pueden llegar hasta los 20 mil salarios mínimos, cifra que equivale a un millón 400 mil pesos.

Sin embargo, de acuerdo con el director de Ecología de Tampico, Carlos Paniagua Arias, hasta el momento ningún negocio ha sido sancionado ni con la tarifa mínima (20 salarios), ya que han cumplido con lo dispuesto en los ordenamientos tanto de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) como del reglamento municipal para la Protección y Control de la Calidad Ambiental.

Paniagua indicó que desde que inició la administración cuentan con un inspector que se dedica exclusivamente a verificar la intensidad de los sonidos en los negocios del primer y segundo cuadro de la ciudad.Detalló que abarca un total de mil 100 locales comerciales, con un promedio de visitas por mes de 15 a 20 establecimientos.

En cuanto al número de quejas  Paniagua señaló que suman de tres a cuatro por mes y todas son atendidas de manera inmediata.“Todas esas zonas visitamos para verificar la intensidad de los ruidos, el inspector hace revisiones cada dos o tres días, cuenta con un aparato especial para medir decibeles, si continúan con el ruido les llamamos la atención”, indicó.

Dijo que en la totalidad de los casos atendidos se evita llegar a la multa, “han estado cumpliendo, el inspector va y los conmina, después les marca en sus equipos de sonido el nivel de volumen y les pide que no sobrepasen el área de tienda”.

El director reconoció que en todo caso la cultura que debería existir en sociedad está sujeta al temor de enfrentar una sanción económica.

“A que te digan si no haces caso te voy a poner la multa, más bien es el temor a incurrir a una falta que les ocasione un gasto adicional”, expuso.

Paniagua Arias indicó que las farmacias similares, las casas de préstamo y las tiendas de ropa son los negocios con más quejas ante la dirección, aunque de igual forma acataron las disposiciones.

“La quejas ya bajaron considerablemente, por mes de tres a cuatro porque contamos con un inspector que se encarga de eso exclusivamente, ven que él acude constantemente y le bajan, no ha habido necesidad de aplicar multas”, afirmó.

Mientras Tampico cuenta con un inspector para vigilar que no se propague la contaminación acústica, el año pasado en el Distrito Federal comenzaron a funcionar 70 aparatos llamados decibelímetros, que recorren las calles del centro histórico de la ciudad para vigilar que no se rebasen los máximos permisibles.

Dicha medida forma parte del llamado Plan Verde del gobierno de la Ciudad de México que encabeza Miguel Ángel Mancera.En cuanto al marco legal que establece limitantes y prohibiciones en torno a la contaminación acústica, el artículo 155 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente prohíbe las emisiones de ruido que rebasen los límites máximos establecidos en las normas oficiales mexicanas expedidas por la Semarnat, considerando los valores de concentración máxima permisibles para el ser humano de contaminantes en el ambiente que determine la Secretaría de Salud.

En su caso, Semarnat fija la siguientes medidas: industriales y comerciales de 6:00 a 22:00 un máximo de 68 decibeles y mínimo de 65 de 22:00 a 6:00 horas.

Para las áreas exteriores de juego en las escuelas un máximo de 55 decibeles.

Para exteriores de áreas residenciales de 6:00 a 22:00 horas un máximo de 55 decibeles y de 22:00 a 6:00 un mínimo de 50.