Multas también para quien venda comida chatarra afuera de escuelas

Ayuntamientos deben vigilar que no se instalen ambulantes con estos productos en las puertas de los planteles, propone diputado.

Guadalajara

Que las multas no se apliquen sólo para las tienditas que funcionan dentro de las escuelas, sino también para los comerciantes ambulantes que venden comida chatarra a la puerta de los planteles escolares sería una buena medida para complementar la labor que hace la Secretaría de Educación contra la obesidad infantil, opinó el diputado local Elías Iñiguez Mejía.

“Pasa algo, la verdad que a mí me llama la atención, que en las cooperativas de las escuelas no venden  comida chatarra, pero resulta que a la salida, en la puerta de la escuela están vendiendo la comida chatarra. Entonces ¿qué caso tiene nosotros estar haciendo leyes para que se cumplan dentro de la escuela, si los niños a tres pasos están consumiendo estos productos?”, inquirió.

Su propuesta es involucrar a los gobiernos municipales, para que sea el municipio quien vigile que no se puedan instalar estos comerciantes ambulantes frente a la escuela, y que marque una distancia adecuada “sino va a seguir lo mismo, estás cumpliendo con la ley dentro de la escuela, pero a unos pasos, si ustedes van cualquier día a la hora de la salida, se darán cuenta, de que están vendiendo comida chatarra ahí mismo”, dijo.

El también presidente de la comisión de Salud del Congreso del Estado comentó que la multa es una situación que cambia los comportamientos, como ha sucedido con los conductores que manejaban alcoholizados.

“¿Cómo han bajado las muertes por accidentes automovilísticos, que es la primera causa de muerte en jóvenes? Por La Curva están bajando bastante ¿no? Porque donde más nos duele a todos es en el bolsillo”, ejemplificó el legislador.

Por lo pronto, a partir de 2015, a quien venda productos chatarra dentro de las escuelas se le impondrá una multa que va de uno a 5 mil salarios mínimos y se duplica ante reincidencia.

“Con la multa, estamos convencidos que las escuelas van a ponerle más ganas, van a tratar de no hacerlo (vender comida chatarra a niños y adolescentes) y quien no, pues que pague la multa; pero aparte, yo sí exhortaría a los municipios, a los alcaldes, a que hicieran una estrategia para decirle a los vendedores ambulantes, principalmente, o a la gente que está cerca de las escuelas a la salida, pues que no estén vendiendo la comida chatarra”, sostuvo el entrevistado.