Multan a responsables del predio colapsado con 5 mdp

No respetaron la suspensión de obra y siempre representó un riesgo por la falta de una técnica de edificación, dicen autoridades delegacionales.
Terreno de Pinos 44, en Álvaro Obregón, donde ocurrió el accidente.
Terreno de Pinos 44, en Álvaro Obregón, donde ocurrió el accidente. (Daniel Cruz)

México

La multa para la empresa constructora MDL SA y para los propietarios del predio ubicado en Pinos 44, delegación Álvaro Obregón, que anteayer colapsó por el reblandecimiento de tierra y que provocó la muerte de un niño de 6 años y cinco heridos, será de 5 millones de pesos, confirmó el jefe delegacional, Leonel Luna.

“No cumplieron con lo que establece la norma: respetar el estado de suspensión en el que se encontraba y, en segunda instancia, por el riesgo que la misma obra siempre ha representado por la falla y falta de una técnica constructiva adecuada”, dijo el funcionario.

Ayer por la tarde el Instituto de Verificación Administrativa (Invea) colocó sellos de clausura y posteriormente la autoridad delegacional adelantó que revocará la licencia de construcción que tiene como primer registro en 1994.

MILENIO tuvo acceso a la copia del expediente donde se destaca que la obra fue suspendida el 3 de julio pasado por la denuncia de la vecina Aída Bernal Bizarro, realizada el 1 de julio, que reporta daños estructurales en su domicilio tras la excavación de 18 metros de profundidad. La delegación y el Invea intervinieron con rapidez para suspender los trabajos, porque el lugar se ubica en una zona de minas.

Pese a los sellos que se colocaron en las vallas de seguridad, los vecinos denunciaron que la obra nunca fue detenida y los trabajadores continuaban sus labores violando los sellos, lo que es considerado un delito grave.

Sin embargo, en la carpeta correspondiente no se cuenta con esas denuncias, como lo confirmó también la oficina de la Dirección General del Jurídico en Álvaro Obregón.

Vecinos de la colonia San Clemente Sur aseguraron a MILENIO que juntaron firmas para informar y solicitar la presencia de la autoridad delegacional para mostrarle las obras pese a los sellos de suspensión.

“Le pedí a la delegación, hace mes y medio, que viniera;  llegaron dos inspectores y me dijeron que como era una obra de alto riesgo tenían que seguir con los trabajos para disminuir el peligro y poner cimientos. Percibí que la edificación se hacía con un descaro terrible, y sobre todo con mucha inseguridad para todos los vecinos”, dijo Adriana, habitante de la zona.