Mujeres rurales presentan alteración en la voz por alergias

La mayoría se encuentran entre los 40 y 60 años de edad y son afectadas por disfonía (ronquera) pérdida de la misma por varios días, o algunos cambios en la tonalidad.

Guadalajara

Por cuestiones alérgicas y hormonales, recientemente se han identificado varios casos de mujeres provenientes de zonas rurales afectadas por disfonía (ronquera) u otras alteraciones en la voz, así lo señaló Elizabeth González Flores experta en Fonoaudiología del Hospital General Regional (HGR) 180 del IMSS en Jalisco.

Detalló que una de las características de estas pacientes que en su mayoría se encuentran entre los 40 y 60 años de edad y son provenientes de municipios como Ocotlán, Chapala, Jamay y Atotonilco, es que han estado expuestas a algunos agentes que pueden resultar alergénicos y que se encuentran próximas o en etapa de menopausia.

“Todas han estado expuestas al corte del maíz o de caña de azúcar y han desarrollado reacciones alérgicas a ese “polvito” que se desprende cuando son extraídas las plantas de raíz para ser procesadas, ellas están muy cerca de esas zonas donde hay también semillas y esporas”, indicó la fonoaudióloga.

Agregó que las alteraciones de la voz que se ha observado presentan estas pacientes van desde una pérdida de la misma por varios días, o algunos cambios en la tonalidad e intensidad al presentarse ronca, rasposa o débil.

Advirtió que al estar expuestas a agentes alérgicos o tóxicos se produce una inflamación que abarca toda la cavidad oral, incluida la faringe, la cual al inundar de moco toda el área desemboca en una infección severa que genera problemáticas en el funcionamiento de las cuerdas vocales.

Además, dijo, la menopausia por sí sola es un factor importante en los trastornos de voz en mujeres, la mayoría de las que se encuentran en esta etapa de su vida sufren cambios importantes debido a la baja producción de hormonas (estrógenos) característica de la misma.

Indicó que el tratamiento en pacientes con alteraciones de la voz incluye medidas de higiene de voz, reeducación respiratoria y cambios importantes en la dieta que implican excluir alimentos que resulten irritantes a su paso por la tráquea, faringe, y esófago.

En el tratamiento de estos pacientes se miden avances cada ocho o 10 días para lo cual se utiliza el recurso de grabaciones a fin de comparar el progreso y la evolución que arroja la terapia, concluyó.