Muere niño tras ser golpeado por su madre

Yazmin Rivadeneira Maldonado, de 19 años de edad, confesó haber golpeado a su hijo luego de que el pequeño orinara en la cama.
El crimen ocurrió en el domicilio ubicado en la colonia Villas de Alcalá, en el municipio de Ciénega de Flores.
El crimen ocurrió en el domicilio ubicado en la colonia Villas de Alcalá, en el municipio de Ciénega de Flores. (Especial)

Ciénega de Flores

Cuando acudió a reclamar el cadáver de su hijo, una joven madre confesó que ella lo había golpeado porque se había hecho pipí, y lo mató.

Lo anterior fue aceptado por Yazmin Estéfani Rivadeneira Maldonado, de 19 años, luego de que se le comunicó que la autopsia había revelado que Eliud Uziel Bladimir Rivadeneira Maldonado, de dos años y 10 meses de edad, había muerto por un fuerte golpe en el abdomen.

La mujer aseguró que fue el pasado 22 de octubre por la noche cuando llegaron a su casa y el pequeño estaba acostado en la cama, donde su pareja se sentó y al tocarla sintió que estaba mojada la sábana. Ella tocó el pañal de niño y se dio cuenta de que estaba orinado; enseguida lo bajó y comenzó a golpearlo.

El crimen ocurrió en el domicilio ubicado en la colonia Villas de Alcalá, en el municipio de Ciénega de Flores.

Dijo que durante todo el jueves el niño se estuvo quejando del dolor en el estómago e incluso no podía dormir, pero hasta el viernes 24 de octubre acudió a una Farmacia Similiares donde el doctor le dijo que el niño tenía una peritonitis, por lo que era urgente llevarlo al hospital.

Sin embargo, la mujer regresó a su casa y le dio medicamento al menor pero al ver que no paraba el vómito le dijo a su pareja sentimental José Ernesto Mata Rodríguez que llevaran al niño al hospital.

De inmediato se dirigieron con los paramédicos de Protección Civil municipal, quienes al ver el estado del menor lo subieron a una ambulancia para llevarlo al nosocomio, pero falleció cuando faltaban 300 metros para llegar al entronque de la carretera a Laredo, con dirección a Zuazua. Fue ahí donde dieron aviso a la Policía y se llevaron el cuerpo al Servicio Médico Forense para realizarle la autopsia que marca la ley.

La joven madre dijo que jamás imaginó que los golpes le hubieran causado la muerte.