Mujer a punto de morir por un cigarro

Con quemaduras en varias partes de su cuerpo quedó la fémina tras quedarse dormida.

Tampico

Una mesera sufrió quemaduras en 30 por ciento de su cuerpo, luego de que completamente ebria se quedara dormida con un cigarro prendido la cual se le cayó en la cama, registrándose el incendio del colchón que casi acaba con la vida de la fémina.

Personal del Heroico Cuerpo de Bomberos y de la Cruz Roja Mexicana, lograron rescatarla con vida del cuarto del hotel en la que se hospedaba y trasladarla a las instalaciones de un centro hospitalario.

La lesionada fue identificada como Juana Saucedo Arriaga, de 33 años de edad, soltera originaria de Linares Nuevo León y con domicilio provisional en la colonia El Cascajal, quien presentaba quemaduras en las extremidades inferiores y superiores y el costado del lado derecho, lesiones que podrían ocasionarle la amputación de su brazo y dedos del pie derecho.

El reporte de esta persona quemada fue recibido a la Central de Comunicaciones de la Cruz Roja y al C-4, durante la madrugada de este jueves alrededor de las 03:30 horas, en el hotel que se ubica en la calle Pedro José Méndez, entre Cristóbal Colon y 20 de Noviembre, de la zona de los mercados, trasladándose al lugar los técnicos en urgencias médicas y el Heroico Cuerpo de Bomberos.

A la llegada a este lugar, encontraron a la mujer quien se quejaba de fuertes dolores por las quemaduras que presentaba, por lo que tras recibir los primeros auxilios en el lugar, de inmediato fue trasladada a las instalaciones del hospital "Dr. Carlos Canseco", en donde quedó internada.

Aparentemente la mujer se quedó dormida con un cigarro prendido, luego de haberse pegado fenomenal parranda con otras personas, arribando al hotel alrededor de las 8 de la noche.

La mujer se quedó dormida recostada en la cama con el cigarro prendido, por lo que al caer al colchón esta de inmediato comenzó a incendiarse, sin embargo el sueño profundo de ella le impidió percatarse de lo que estaba en su alrededor, hasta que ya tenía varias partes de su cuerpo quemado.

El encargado del lugar al percibir el olor a quemado de inmediato acudió para verificar que estaba ocurriendo, percatándose del incendio de la cama, por lo que auxilio a la mujer y pidió el apoyo de la Cruz Roja Mexicana y de los Bomberos.