Van 3 muertes por influenza en NL

Pablo Kuri Morales, Subsecretario de Prevención y Promoción de Salud a nivel nacional, dijo que Nuevo León es de las entidades con menos casos de enfermedades por este virus.
La semana pasada se terminaron las vacunas contra la influenza, pero ya llegaron 6 mil más.
(Manuel Guadarrama/Archivo)

Monterrey

Entre el 1 y el 24 de enero de este año se registraron 115 casos confirmados de influenza AH1N1 en el estado, de los cuales tres derivaron en decesos, informó el Subsecretario de Prevención y Promoción de Salud a nivel nacional, Pablo Kuri Morales.

El funcionario reveló que, en lo que va del año, se han contabilizado mil 965 casos de influenza en todo el país, siendo de gripe porcina el 90 por ciento.

No obstante, las cifras posicionan a Nuevo León con un promedio relativamente bajo entre las entidades donde más se ha incrementado el número de personas que contraen el virus.

"La región menos afectada es el sur-sureste; el resto del país ha tenido una inclusión homogénea de los casos y no hay un lugar donde haya predominio como tal", expresó.

Sobre las muertes por neumonía, Kuri Morales señaló que sólo el dos por ciento de ellas son consecuencia de la influenza AH1N1.

En cuanto al abasto del medicamento Tamiflu, el Subsecretario de la dependencia informó que en la reserva federal se cuentan con 1.3 millones de tratamientos completos, es decir, suficiente para la población.

"Si en algún momento o en algún punto específico no está el medicamento, no es por un asunto de decir que no haya, quizás es porque no se distribuyó adecuadamente", mencionó.

Además, el funcionario hizo hincapié en el fomento de la cultura de la prevención, por lo cual, invitó a la ciudadanía a acudir al centro de salud más cercano para aplicarse la vacuna anti-influenza, de la cual ya se han suministrado cerca de 20 millones de las 27 previstas.

Sin embargo, esta dosis no es de aplicación universal, y sólo son aptos los niños de entre seis meses y cinco años, adultos mayores de 60, mujeres embarazadas y personas de 20 a 39 años de edad con problemas de obesidad, diabetes o enfermedades cardiopulmonares.

Kuri Morales subrayó la importancia de ir al médico en cuanto los síntomas propios de la influenza se hagan presentes, pues frenar el avance de la enfermedad depende mucho de la rapidez con la que se inicie el tratamiento.

"La gran mayoría (de las defunciones), al menos siete de cada 10, nos están llegando hasta cinco o seis días después del inicio de los síntomas a los servicios de salud, cuando ya tienen un grado avanzado de la historia natural de la enfermedad. Les pedimos que en cuanto tengan fiebre, malestar general y síntomas respiratorios, por favor acudan al médico para administrarles el tratamiento oportuno", exhortó.

Para finales del mes de febrero y principios de marzo, se prevé que el número de casos vaya gradualmente en decremento, conforme el paso del frío se retire.