Dan último adiós a obispo de Nuevo Laredo

Más de dos mil fieles católicos despidieron al Monseñor Gustavo Rodríguez Vega, quien fue nombrado por el Papa Francisco, el quinto Arzobispo de Yucatán.
Feligreses despiden al obispo.
Feligreses despiden al obispo. (Ricardo Hernández)

Nuevo Laredo

Con una celebración eucarística realizada en la Catedral del Espíritu Santo de Nuevo Laredo, Tamaulipas, más de dos mil fieles católicos, despidieron de la Diócesis, a Monseñor Gustavo Rodríguez Vega, quien fungiera como obispo y que fuera nombrado por el Papa Francisco, el quinto Arzobispo de Yucatán.

Rodríguez Vega, acompañado del Obispo Jaime Tamayo de Laredo, Texas y de sacerdotes procedentes de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, realizó su última misa al frente de la Diócesis de Nuevo Laredo.

Entre muestras de cariño y aplausos el ahora Arzobispo de Yucatán agradeció a los laicos, a su familia, pero sobre todo a dios por haberle permito sembrar en la ciudad fronteriza, la paz que tanto le hacía falta a la población y la fe a dios.

"Me voy contento de ver tantas personas aquí reunidas, tanto amor, y yo creo que junto con el amor, esta también la fe, que es lo que sustenta el amor para sus pastores. Me quedo con el testimonio de la gente, a mi me impacto siempre que la gente estaba dispuesta a darle vuelta a la pagina, cuando pasaban cosas malas". Mencionó, el Arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez Vega.

Destacó, la importancia de seguir apoyando a los migrantes que llegan hasta esta frontera después de pasar por situaciones difíciles y que son acogidos por la iglesia quien les brinda un techo, alimento y lugar en donde descansar para continuar su camino.

"Los migrantes fueron acogidos por la iglesia, claro que más allá de ese gran grupo, hay mucho que no alcanzan a llegar hasta acá, la tarea es muy grande y esta para todas las iglesias y de las autoridades".

También, el Arzobispo, recordó el tiempo en el que llego a Nuevo Laredo, cuando existía un mayor índice de inseguridad, y que al paso de los años la situación fue mejorando, sin embargo exhorto a las autoridades para no bajar la guardia y seguir trabajando para que la ciudadanía pueda vivir en paz.

"Me agrada que no hay mucha inseguridad, pero hay que ir al fondo en la construcción de la paz, es decir al corazón y la mente de los niños y niñas de Nuevo Laredo. La herramienta principal es la educación y la atención a las desigualdades sociales, pobreza es caldo de cultivo para el crimen, por la desesperación de la gente ante la falta de oportunidades". Explicó.

Al termino de la ceremonia se ofreció una gran verbena popular a las afueras de la Catedral, para posteriormente Rodríguez Vega abordara su camioneta que lo llevaría al aeropuerto de la ciudad y tomar el avión rumbo a Yucatán donde será presentado este próximo miércoles primero de agosto como Arzobispo.

Gustavo Rodríguez Vega, nació en Monterrey, Nuevo León, el siete de marzo de 1955, fue ordenado sacerdote en 1980.

Es licenciado en Teología con especialidad en Doctrina Social de la Iglesia, en la Pontificia Universidad Georgiana, en 2008 fue nombrado obispo de Nuevo Laredo.

Rodríguez Vega llegara a Yucatán, a suplir el lugar que dejo monseñor Berlie Belauzarán quien ocupo el cargo de Arzobispo desde 29 de abril de 1995.