“Muchos nos decían, ¿por qué van?, tengan cuidado”

Pasar por Tamaulipas es complicado, aún así padre e hijo manejan sus motos desde EU con rumbo a Brasil.
Este viernes se les vio partir desde el emblemático Puente Tampico.
Este viernes se les vio partir desde el emblemático Puente Tampico. (José Luis Tapia)

Tamaulipas

El transitar por territorio nacional y sobre todo por Tamaulipas es complicado por la violencia que prevalece en la entidad, sin embargo, padre e hijo conducen sus motos desde Estados Unidos sin preocupaciones, con el objetivo de llegar a Brasil y ser partícipes del Mundial de futbol, pero sobre todo, para llevar las cenizas de su familia.

La aventura inició hace siete días cuando Dale Taylor y su hijo Juan Taylor, salieron de Norfolk, Nebraska, y Traverse City, Michigan, respectivamente, ambas ciudades de Estados Unidos.

Sus caminos se unieron en Oklahoma City, el pasado 18 de mayo del presente año.Dale, de 56 años de edad, nació en Cochabamba, Bolivia y vivió en Chihuahua, México, hace 14 años, mientras se desempeñaba como misionero en la Sierra Tarahumara. Mientras su hijo Juan, de 30 años de edad, nació y creció amando las costumbres mexicanas.

Relatan que la decisión de viajar en sus motos Kawasaki por diferentes ciudades y países fue inspirada “después de ver la película Motorcycle Diaries, que narra las andanzas del Che Guevara –revolucionario cubano-, y ya habíamos platicado con la familia sobre cómo llevar las cenizas de mi padre a Brasil, la tierra en la que ellos vivieron durante 45 años”.

Desde el hotel Arenas del Mar de playa Miramar, los aventureros cuentan que llegaron a México, en donde vivieron catorce años, y encontraron un país completamente diferente, distinto a como lo recordaban y todo a causa de la inseguridad.

“El país ha cambiado mucho desde los años noventa y desde el dos mil que tuvimos sin estar en México, como ha surgido la violencia, los carteles y todo eso… reconocemos que ha habido cambios políticos y cambios sociales, ya es diferente viajar en México como antes, no es tan fácil, pero a la vez nos sentimos a gusto”, declaró el viajero más joven.

Cuentan que llegaron a Tamaulipas por Reynosa, cruzaron la frontera de noche.

Les llama la atención los militares de la carretera, dicen, porque eso no es muy común.Al llegar a la ciudad fronteriza, a un puesto de tacos para cenar, una familia les recomienda hospedarse en un hotel, “por su propia seguridad”.

Al día siguiente, continuaron su viaje y llegaron a la zona sur de Tamaulipas, a Tampico-Madero, ciudades que les fascinaron y en las que decidieron descansar.

Señalan que pese a todo, decidieron emprender la aventura, pues en Estados Unidos, explicó Juan Taylor, “unos tienen miedo del narcotráfico, no tienen miedo de mexicanos. Muchos sí nos decían, ¿por qué van? y ¿por qué?, tengan mucho cuidado.

Pero, nosotros les decimos que no hay problema”.Este viernes se les vio partir desde el emblemático Puente Tampico, para dirigirse a “Veracruz, Chiapas; pasaremos por El Salvador, por todo Centroamérica: Honduras, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Cartagena, Bogotá y pensamos aquí, vender las motos pues de ahí para Brasil, porque las motos no llegan”.

Los planes de Dale es estar en Manaos, Brasil, el 11 de junio para esparcir las cenizas de sus padres, quienes allí laboraron como misioneros, y estar presentes en el arranque del Mundial el 12 de junio y quedarse a ver el juego entre las selecciones de Inglaterra contra Italia, del 14 de junio.