Motociclistas evaden el uso del casco

Aunque las sanciones incrementan, los motociclistas hacen caso omiso a la ley de movilidad, atentando contra su propia vida. 
Aunque las sanciones incrementan, los motociclistas hacen caso omiso a la ley de movilidad
Aunque las sanciones incrementan, los motociclistas hacen caso omiso a la ley de movilidad (Especial)

Guadalajara

La falta de uso del casco protector para los conductores de motocicleta, trimoto y cuatrimoto representa el mayor factor de riesgo para la vida de los usuarios de estos vehículos y aunque las sanciones incrementan, los motociclistas hacen caso omiso a la ley de movilidad, atentando contra su propia vida. 

Las leyes y reglamentos se actualizan continuamente por el nulo respeto que tanto las autoridades como los ciudadanos les tienen, asimismo, las sanciones incrementan como estrategia para que las personas tomen conciencia de los actos que naturalmente deben cumplir y, aunque eso ha sido siempre, cada vez parece que “asustan menos las sanciones”.

En Jalisco las sanciones y las multas han incrementado al ser los motociclistas y ciclistas los protagonistas de la tercera falta más común al circular en las calles de la Zona Metropolitana de Guadalajara. 

El artículo 196 del reglamento de la Ley de Movilidad señala que los usuarios de este tipo de vehículos y sus acompañantes deben usar casco, visores específicos, chamarra o peto para protección del  motociclista  con  aditamentos rígidos  para cobertura de hombros, codos y torso, guantes y botas de protección y reflejantes. Con todo lo anterior, se sanciona únicamente por la falta de uso del casco, lo demás se sobreentiende como un equipo de protección opcional. Asimismo, el artículo 198 del mismo reglamento indica que el uso adecuado del caso -para evitar sanciones- debe de ser con el borde superior frontal de la abertura de visión para casco integral, o borde superior frontal de la apertura del casco que cubra la frente por encima de las cejas, que no obstaculice la visión periférica del conductor y que las correas de seguridad del casco estén perfectamente ajustadas.

Las multas por hacer caso omiso a las indicaciones van, según el artículo 184 de la Ley de Movilidad de 10 a 30 días de salario mínimo, equivalente de $701 a $2,103 pesos.