Monterrey debe 104 mdp por el servicio de agua

El adeudo es por el uso del líquido en el Palacio Municipal, en plazas, jardines, albercas públicas y las tomas colectivas en colonias vulnerables.
Pese a que el municipio cobra el servicio de toma colectiva no ha hecho ningún pago a la paraestatal.
Pese a que el municipio cobra el servicio de toma colectiva no ha hecho ningún pago a la paraestatal. (Archivo)

Monterrey

Mientras miles de usuarios se encuentran obligados a estar al corriente en sus pagos para evitar la reducción del servicio, el municipio de Monterrey se ha convertido en el principal moroso ante Agua y Drenaje de Monterrey.

Información pública rastreada por este medio apunta a que la administración de la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes adeuda 104 millones 191 mil 79 pesos a la paraestatal, por recibos que van de uno a 37 meses de atraso.

La Ley de Agua Potable y Saneamiento prohíbe la eliminación del suministro, y sólo contempla una reducción luego de 3 meses de incumplimiento en el caso de usuarios domésticos.

La normativa tampoco contempla la cancelación del servicio a entidades con atención directa a la población, como escuelas, hospitales y los propios gobiernos, beneficio que cubre al ayuntamiento regiomontano.

Tal vez confiado en esto, el municipio tiene pagos pendientes desde hace tres años por el uso que le da al agua en el riego de plazas y jardines, el llenado de albercas públicas, además del consumo derivado del palacio de cristal y las oficinas externas del ayuntamiento.

Del monto total, 90 millones 280 mil 201 pesos corresponden a la deuda, y 13 millones 910 mil 878 pesos representan los recargos producto de la morosidad.

En base a las indagatorias realizadas por MILENIO Monterrey, se estableció que el último pago a Agua y Drenaje, cuyo monto se desconoce, se realizó el 19 de diciembre del 2011, cuando Fernando Larrazabal Bretón fungía como alcalde de la capital del estado.

Una buena parte de la deuda proviene del polémico rubro de las tomas colectivas, instaladas en colonias marginadas, y que  sirven para el abastecimiento de los vecinos, quienes a su vez pagan por el uso en forma directa al municipio.

El dinero que la administración recauda se entrega a Agua y Drenaje de Monterrey, pero desde hace años el municipio no reporta un solo peso por este concepto a la paraestatal.

De acuerdo a los datos obtenidos en la investigación, se desprende que del total de la deuda por más de 104 millones de pesos, casi 60 millones son por esta causa.

La ciudad tiene 158 tomas colectivas, ubicadas en sectores como La Campana, la Altamira, Independencia, Garza Nieto, Topo Chico y la Gloria Mendiola, entre otros.

Usuarios consultados por este medio confirmaron que el Ayuntamiento de Monterrey les cobra en servicio, y los pagos los hacen en forma directa en el Palacio Municipal.

“No tienen (una cantidad específica), pero sí cobran, tengo vecinos que sí han pagado (pero) el servicio es el mismo.

“(Yo) tengo mucho que no pago, porque no tenemos el servicio como es”, refirió una vecina de la colonia LaCampana quien optó por conservar su identidad en el anonimato.

“No sé si la estén cobrando cada mes, pero siempre la pagamos. (El servicio) no está todo el día”, explicó otra usuaria de este sector.

La toma colectiva que mayor adeudo registra es la ubicada en la calle Alfombrilla, de la colonia Altamira, con un monto de 2.9 millones de pesos.

El destino final del dinero que los usuarios de estas tomas colectivas han entregado al municipio se desconoce, pero se tiene la certeza de que a las arcas de Agua y Drenaje de Monterrey no ha ingresado.

Aunque el Gobierno Estatal se encuentra facultado para cobrarse a lo chino este tipo de adeudos, hasta el momento no se le ha descontado ninguna cantidad a la capital del estado por este concepto.





[Dé clic sobre la imagen para ampliar]