La tierra de los monos

En Monkeyland, un área de dos hectáreas llena de vegetación y agua, en el Zoológico de Guadalajara, habitan 130 primates de 22 especies diferentes que conquistan a los visitantes
El recorrido por Monkeyland es divertido, pues los simpáticos monos se roban todas las miradas
El recorrido por Monkeyland es divertido, pues los simpáticos monos se roban todas las miradas (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Divertidos, traviesos, curiosos, simpáticos, inteligentes, imponentes, pequeños, medianos, grandes, así de diverso es el mundo de los primates en Monkeyland, un área creada para ellos en el Zoológico de Guadalajara en la habitan 130 ejemplares de 22 especies diferentes.

Marmosetas, lémures, gorilas, orangutanes, chimpancés, babuinos, siagnams, papión, monos araña, ardilla, brevet y pata, son algunas de las especies que se pueden conocer dentro de este espacio de dos hectáreas llenas de vegetación y agua.

El recorrido por Monkeyland es divertido, pues los simpáticos monos se roban todas las miradas con los sonidos y expresiones que hacen a los visitantes. El espacio, habilitado con estructuras, cuerdas y mallas, permite que los primates demuestren sus habilidades a los presentes.

Los monos ardilla y los lémures pueden ser apreciados en contacto directo, las personas pueden estar en el mismo espacio que ellos y hasta tocarlos, mientras que el resto de las especies pueden ser admiradas a través de contacto protegido.

Como parte del atractivo de Monkeyland, se encuentra La Ruta Orangután, una instalación que consiste en ocho torres conectadas entre sí por dos cables paralelos diseñada para que los orangutanes puedan trepar, ejercitarse y trasladarse usando los brazos a gran altura como lo harían en la selva tropical. El trayecto es de 149 metros, las torres están a 20 metros de distancia una de la otra.

La gran familia de Mokeyland no sólo está compuesta por los monos sino que además la integran el veterinario Luis Soto, quien lleva más de 10 años trabajando en el área de los primates; y un equipo de 11 personas, quienes son los cuidadores.

“Son animales muy inteligentes, complejos y son únicos, cada uno de ellos tiene una personalidad particular, de una misma especie o de una misma camada uno puede ser muy accesible con las personas y otro puede ser muy complicado de tratar”, aseguró el veterinario, quien señala que lo más complicado de tratar con primates es ganarse su confianza.

Datos

*En general todos los primates que alberga el zoológico tienen cuidados similares, sin embargo existen especies que son más sensibles y otras que son más resistentes, y pese a que la gran mayoría se lleva bien, prefieren mantenerlos separados por especie

*La alimentación es muy importante para su sano desarrollo por lo que son alimentados con frutas de la mayor calidad, algunas semillas y brotes de plantas

*La gran aventura por Monkeyland está incluida en el pase de acceso general al Zoológico de Guadalajara