Molesta a comerciantes rezago en rehabilitación

El cierre de calles comenzó hace dos meses, faltan otros dos más, y los locatarios denuncian que sus ventas cayeron hasta un 50%.
Las obras de rehabilitación en algunas calles del Centro han afectado las ventas de los comerciantes.
Las obras de rehabilitación en algunas calles del Centro han afectado las ventas de los comerciantes. (Arturo Andrade)

León, GTO.

Comerciantes en la Zona Centro se ven afectados por el cierre de calles producido por las obras de remodelación.

Desde el pasado 19 de noviembre, las calles Belisario Domínguez, Hermanos Aldama y Benito Juárez han permanecido en construcción y ha ocasionado que los comerciantes pierdan ventas hasta en un 60 por ciento.

Además, para los transeúntes se ha convertido en un dolor de cabeza ya que el espacio para transitar es reducido y muchos temen sufrir un accidente ocasionado por los desniveles y el escombro.

Josefa Moreno administra una peluquería en la calle Hermanos Aldama y aseguró que nunca recibió un aviso por parte de las autoridades sobre las obras de remodelación que se harían afuera de su comercio.

Además se le informó que las obras terminarían para inicios de febrero y que la calle sería abierta nuevamente.

“Pero como veo que van ni en febrero ni en marzo, a veces les pregunto a los ingenieros de la obra y me dicen que chance en abril o mayo, pero, si esto dura más, puede que muchos comerciantes se vayan”, añadió.

La señora Josefa reconoció que el número de clientes ha disminuido por las obras.

“Ahora las personas ven el terregal y mejor se van para otro lado, la verdad es que sí hemos perdido clientes y ventas”.

Al transitar por la calle Hermanos Aldama, los accesos a los locales se encuentran cubiertos por hule para impedir el paso de la tierra, mientras que varias pilas de adoquines bloquean el tránsito a los peatones.

Ulises Cianca Ávila es otro comerciante afectado por las obras que han demorado más de dos meses.

Él tiene una distribuidora de artículos de belleza en la Zona Centro y comentó que diciembre no fue una buena temporada para su negocio.

Además, el tramo de banqueta que se encuentra afuera de su negocio es utilizado frecuentemente para depositar el escombro.

“Todos los días tiran escombro y yo ando peleando que lo tiren en las esquina porque no dejan pasar a la gente, incluso a veces tengo que pagar para que se lleven el escombro”, aseguró.

Ulises espera que las obras concluyan en febrero, además dijo que él y otros comerciantes buscarán la forma de que le sean compensadas las pérdidas que ha registrado por más de dos meses.