Modernidad no debe pelearse con la tradición

El 70% del turismo tamaulipeco llega a Miramar, en busca del mejor servicio tanto en hoteles como en la playa.
Por primera vez, el gobierno estatal apoyó a palaperos.
Por primera vez, el gobierno estatal apoyó a palaperos. (JOSÉ LUIS TAPIA)

Madero

El desarrollo de la playa no debe estar peleado con el lado tradicional que simbolizan las artesanías y las palapas, indicó Margarito Hernández Tovar.El  secretario de la Unión de Palaperos de Playa Miramar recordó que el máximo paseo se ha transformado a lo largo de 18 años.“Una cosa es el desarrollo, pero no debe estar peleado con lo que ya tenemos. En gran parte, el gran servicio que prestan los palaperos ha sido factor importante; somos la sala de una casa donde llegan las visitas, y debe estar bonita.

“No todos somos lo que queremos ser, pero todos prestamos ese servicio. Hay administraciones que nos han apoyado con descuento en el pago de uso de aprovechamiento de zona federal en terrenos ganados al mar”.Indicó que, por primera vez, el Gobierno del Estado encabezado por Egidio Torre Cant apoyó a los palaperos con recursos del Fonden, “lo que nunca había pasado, para que pudiéramos llegar al 21 de marzo con nuestras palapas.“Tuvimos una época dura de siete meses donde nunca se nos había dado la lluvia, las subidas de agua; estuvimos inundados siete meses, y el gobernador nos ayudó para seguir dando el servicio. No debe estar peleado un hotel de cinco estrellas con el servicio de palapas y souvenirs. Es una buena combinación para hacer del destino turístico uno de primer orden”.

Apuntó que la remodelación de la escollera será de  beneficio para los prestadores de servicio de Miramar.“A mí me tocó estar cuando lo único que había en los siete kilómetros de playa, en la parte de atrás de lo que ahora es el Boulevard Costero, éramos puros depósitos de madera, con los colores de las cervecerías”.Apuntó el anuncio de Gabriel Maldonado, presidente de GMP, quien trae un proyecto para playa Miramar cerca del Maeva, y la reestructuración del mismo hotel.“Con esto no solo nos llegará turismo económico, sino de gente muy importante que visitará la playa. En todo el estado de Tamaulipas, en un sitio de siete kilómetros está el 70 por ciento del turismo que visita la entidad; cuentan mucho los prestadores de servicios turísticos, desde un vendedor ambulante, el trabajo de palaperos, restauranteros, mercado de artesanías y souvenirs”.