Denuncian Ministeriales de Laredo despido injustificado

Los elementos de seguridad dieron a conocer que no se les quiere pagar ninguna prestación laboral.

Nuevo Laredo

Los elementos de la Policía Ministerial del estado en Nuevo Laredo denunciaron los atropellos cometidos por parte de la Secretaria de la Defensa Nacional y de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, al ser dados de baja de la labor que desempeñaban, sin pagarles ninguna prestación laboral.

Los agentes ministeriales aseguran no haber sido notificados de despido o suspensión, además dicen que no recibieron su sueldo correspondiente a la última quincena de junio, ante tal arbitrariedad podrían irse a huelga para exigir su pago.

Lo anterior luego de los agentes fueron a realizar sus exámenes de Control y Confianza, sin mediar un dictamen médico, 132 elementos de la Policía Ministerial del Estado, se les concentro en sus plazas, Matamoros, Reynosa, Nuevo Laredo, Victoria, Tampico, Altamira, Madero, Mante, Miguel Alemán, Llera y Rio Bravo, entre otros municipios.

Se les señalo como no capacitados para el entrenamiento militar destinado a Grupos Especiales del Ejército por estar gordos o hipertensos.

"Un compañero de Reynosa, después de ser obligado a correr varias horas, sufrió un infarto y embolia, lo regresaron a su municipio y de ahí, a todos los que estábamos con sobrepeso, diabéticos o hipertensos, se nos dijo que no podíamos hacer el curso y nos ordenaron concentrarnos a nuestras bases" dijo un agente ministerial con más de 18 años de experiencia quien por obvias razones quiso omitir su nombre.

El curso que se les iba a dar a los elementos ministeriales, dedicados a la investigación de delitos, es impartido en el Campo Militar de El Salto y está destinado a jóvenes de 18 a 23 años, que integran las fuerzas especiales del Ejército y Marina.

Todos los agente ministeriales, para ir a recibir un curso destinado a militares de fuerzas especiales, tuvieron que comprar equipo, que no llegaron a usar.

A los agentes ministeriales que padecen sobrepeso, hipertensión o diabetes no se les realizo ningún examen médico, solo el doctor los vio y les indico que no eran aptos para el curso, ordenándole que se fueran a sus plazas, donde se les indicaría que hacer.

En cada una de las plazas, los elementos continuaron con los exámenes de control y confianza por parte de la Policía Federal.

Sin embargo, cuando los agentes acudieron a cobrar su salario. Esto después de firmar la nómina y los talones de los cheques, resulto que no se les había pagado su salario por parte de la Procuraduría General de Justicia.

"Hablamos a ciudad Victoria, ahí nos atención un empleado del área administrativa, el cual nos indicó que en la computadora aparecía que el pago de nuestros salarios está suspendido por liquidación, pero a nosotros no se nos ha notificado, cual es la situación laboral" refirió otro elemento, con más de 20 años dentro de la PME destacamentado en Miguel Alemán.

Ninguno de los 132 elementos ministeriales cuenta con algún documento oficial que establezca cuál es su situación laboral. Solo está el dicho del personal de la Sedena, que no son aptos para el curso de entrenamiento destinado a militares y marinos de las Fuerzas Especiales.

"Médicos del ISSSTE nos dieron a conocer que por derecho laboral, no pueden despedirnos por obesidad, hipertensión y diabetes, porque estas enfermedades pueden controlarse con medicamentos" enfatizo un oficial de la PME.

Cabe destacar que todos los elementos de la Policía Ministerial del Estado de Tamaulipas, el 23 de marzo se les homologo su salario, tras cumplir con los exámenes de certificación, acreditación y confianza, realizado la Secretaria de Seguridad Pública Federal.

"Nosotros somos agentes investigadores, pero en el campo militar nos sometieron a un entrenamiento dedicado para personal militar de fuerzas especiales, como los GAFES, nos hacían correr por horas y algunas ocasiones nos mantuvieron 20 horas parados" dijo un oficial con 15 años de carrera dentro de la corporación.

A los abusos militares, a la violación de una agente ministerial, al acoso sexual y a los actos discriminatorios por ser gorditos, hipertensos o diabéticos, se suma el no recibir el pago de su salario por parte de la Procuraduría General de Justicia del Estado.