Exagerado pedir cárcel a maestra por insultar a alumna

El subsecretario de Educación en La Laguna de Coahuila, subestimó la afectación psicológica que supuestamente le infirió Isabel Salazar a su alumna al llamarla gorda enfrente del grupo.
Demetrio Zúñiga Sánchez.
Demetrio Zúñiga Sánchez. (Christian Sánchez)

Torreón, Coahuila

Demetrio Zúñiga Sánchez, Subsecretario de Servicios Educativos en la Comarca Lagunera de Coahuila minimizó el caso en el que presuntamente una docente utilizó palabras peyorativas hacia una alumna, asegura que este hecho no la va a marcar psicológicamente y que la madre debe de poner en su justa dimensión los hechos.

Sobre la afectación psicológica que le podría causar a un menor que una autoridad le infiera calificativos, Zúñiga Sández comenta:

"Nosotros como seres comunes y corrientes que no tenemos la capacidad profesional para determinarlo, no podemos decir que por ese simple hecho y por una sola ocasión que se le haya dicho así a la niña la afecte a ese grado que usted me dice".

"[...]No podemos decir que por ese simple hecho y por una sola ocasión que se le haya dicho así a la niña la afecte a ese grado", dijo el Subsecretario de Educación en la Comarca Lagunera de Coahuila

Pero es una figura de autoridad, se le aclara al representante de la Educación en La Laguna de Coahuila y responde: "Ya lo sé que es una figura de autoridad pero no podemos calificarlo ni usted ni yo por que sería grave, porque yo le pregunto a usted si en algún momento alguna figura de autoridad en su casa no le ha dicho a usted algo".

Imagínese que se lo hayan dicho a una hija suya se le pregunta nuevamente y responde: "Se lo han dicho, se lo pueden decir, eso no va por ahí, va por cual es el medio ambiente en el que un hijo crece y otros factores”.

Sin embargo, aclaró que no es correcto, pero asegura que la madre de familia casi pretende que a la maestra la metan a la cárcel y considera que se deben dimensionar los hechos.

Por último comenta que el derecho le asiste a la madre de ir a todas las instancias que considere y como Secretaría, ellos tienen la obligación de salvaguardar la integridad de la menor y ofertarle el servicio educativo que ella escoja.

En lo que respecta al supuesto ingreso de elementos de Seguridad Pública, Demetrio Zúñiga señaló que es algo que también se encuentran investigando.

El caso de Marcela
El pasado lunes Milenio Diario publicó el caso de Marcela, una menor de once años estudiante de la escuela primaria "Antonia Solís Amaro", en donde la maestra Isabel Salazar Ramírez, luego de una pelea con otra compañera de clases, paró a la menor frente al grupo para llamarla "gorda".

La madre narra que debió llevar a su hija a tratamiento psicológico con el objetivo de que le ayuden a procesar este tipo de acoso por parte de la profesora además de las burlas de sus compañeros.

"Levanté un acta ante la Secretaría de Educación Pública de Coahuila (SEDU), el pasado 18 de marzo, sin embargo no he obtenido respuesta satisfactoria, fui ante el Agente del Ministerio Público así como también a Derechos Humanos", dice la madre de la afectada.