Miles de motociclistas acuden a bendecirse

La ceremonia fue realizada por siete sacerdotes en el primer cuadro del municipio de Hostotipaquillo.

Hostotipaquillo

Dicen que la fe mueve montañas, pero Hostotipaquillo mueve motocicletas. Nuevamente como desde hace 15 años, miles de motociclistas acudieron a la tradicional misa de bendición de cascos que se realiza en el municipio de Hostotipaquillo.

Desde muy temprano, la carretera libre a Tequila se llenó de motociclistas a bordo de sus máquinas de acero: choppers, deportivas, todo terreno y hasta de trabajo, las cuales fueron rociadas por agua bendita en la misa oficiada en el primer cuadro del municipio de  Hostotipaquillo.

“Mi padre decía que por qué iba mucha gente a otros lados, y aquí no, y en el 2000 eran 50 años de traer peregrinos y él quiso que fuera especial, y un día invitó a las motos y esa vez vinieron 79 motos.  Ya después  la consigna era de que cada que uno viniera, trajera otro y aquí está el resultado”, señaló María de los Ángeles Magallanes, hija de don José Magallanes Zapata, organizador del evento.

Después de la celebración, donde se llevó a cabo la comunión, alrededor de siete sacerdotes realizaron la bendición de los cascos, los cuales fueron ungidas en agua ya bendecida por las autoridades religiosas presentes.

El padre hizo un mensaje a todos los presentes quienes a partir de este momento viajan en compañía de Dios.

Desde hace 10 años, Gregorio Quintero, no falla a este tradicional evento ya que asegura la Virgen del Favor, los protege cada vez que salen a carretera y hoy es el inicio de un año lleno de adrenalina y muchos viajes.

“Yo pensaba que era una cosa media malona y vine el primer año y veme, viendo a todos los chopper que están aquí, dejé que se terminara la misa y tengo que regresar porque mi mamá está delicada, me regreso con todo el dolor de mi corazón pero tengo que irme”, dijo.

En el lugar familiar, niños, y adultos convivieron y disfrutaron de la comida de la zona, para después regresar a sus diferentes destinos.