Galas de la riqueza virreynal en una boda en Parras

El Santuario de Guadalupe, iglesia ubicada en el centro de este Pueblo Mágico, tiene una historia particular, una novia que no se conformó con un vestido para este gran día.
El Santuario de Guadalupe, iglesia ubicada en el centro de Parras.
El Santuario de Guadalupe, iglesia ubicada en el centro de Parras. (Cecilia Rojas)

Parras de la Fuente, Coahuila

En Parras de la Fuente, Coahuila, hay entre 20 y 25 iglesias, templos y parroquias. El más famoso es el del Santo Madero que se ubica en el cerro del Sombreretillo y que domina el valle de esta población, una de las más antiguas del norte de México.

Pero hay una iglesia que dio de que hablar y mucho, allá por el siglo XVI. Es el Santuario de Guadalupe, que está en el sector centro de la ciudad. Aunque data de esos años, es un templo que hace gala de sencillez, desde la austera sobriedad de quienes se esforzaron en estas tierras.

Pintada ahora con un tono cálido salmón, esta iglesia conserva el espíritu virreynal. A los lados de la puerta principal, hay dos azulejos, uno a cada costado, donde hay una imagen de la Guadalupana.

Fue catalogado como el "matrimonio que significó la fusión más espectacular de la antigua y nueva riqueza de la Nueva España". 

Siempre hay gente en el templo. Nieves Marcos una excelente guía de turismo en este Pueblo Mágico, platica con mucho sabor la historia de esta hermosa iglesia.

No abundaremos en los detalles de los linajes que precedían a los novios María Josefa Azlor Echeverz y Francisco Valdivieso y Mier, conde de San Pedro del Álamo. Su boda fue en el año 1735. Y la iglesia, según platicó Nieves, fue por que la novia decía que ella se iba a casar solo una vez y no le bastó un vestido de novia. Ella quiso una iglesia.

Eran tiempos coloniales, tal vez incomprensibles para nosotros hoy.

A pesar de las distancias y las dificultades, esta boda se logró. Los novios se convirtieron en los terceros marqueses de San Miguel de Aguayo y Santa Olalla. La prosperidad era augurio para ellos.

Era la segunda boda del novio. A destacar sobre la descendencia de tan encumbrada pareja, el matrimonio del quinto marqués con la famosa "Güera" Rodríguez. Era José María Valdivieso Vidal y Lorca, quien estampó su firma en el Acta de Independencia.

Además de esta historia, el Santuario de Guadalupe ha sido parte de la vida de los parrenses desde entonces. En su próxima visita, no dude en visitar este lugar especial.

TE RECOMENDAMOS: Preparan el Triatlón de la Uva Parras


LMG